Miles de personas "marchan" en Huesca por la solidaridad y por Aspace

salida marcha aspace

La segunda edición de la Marcha Aspace Huesca ha sido un éxito. La Asociación de Personas con Parálisis Cerebral recibía el apoyo de más de 3.200 participantes que querían caminar junto a ella durante los 15 kilómetros que duraba el recorrido. Un nuevo triunfo de la integración, que este año estaba acompañado de sol y mucho viento, algo que no impedía que miles de personas de todas las edades disfrutasen del gran ambiente que se vivía. El lema de la Marcha se ha hecho patente, Aspace está en el corazón de la ciudad.

A las 10 de la mañana se daba el pistoletazo de salida en el Palacio de los Deportes. Padres, niños y abuelos, carritos de bebé, sillas de ruedas y hasta perros participaban en la Marcha, que este año duplicaba la asistencia de la primera edición. La emoción de la Asociación por el gran “abrazo” recibido de la sociedad les “desbordaba”.

Usuarios y trabajadores de Aspace vivían con emoción una jornada de convivencia en la que participaban, dentro y fuera del recorrido, infinidad de oscenses,asociaciones, instituciones y empresas. El programa A Vivir Huesca trasladaba su estudio móvil hasta el Palacio de Deportes para vivir con diferentes protagonistas esta jornada solidaria.

GALERÍA DE FOTOS

Unas 250 personas han trabajado en la organización de este evento, coordinado por la Comarca de la Hoya de Huesca. Desde las inscripciones, en las que han ayudado los propios trabajadores de la entidad, hasta la paella, de la que se donaba desde los ingredientes de arroz Brazal y carnicerías de la ciudad, hasta la elaboración, a cargo de cocineros de la Escuela de Hostelería y la Cocina de José Fernández. La Banda de música amenizaba la llegada y los Gaiters de Tierra Plana incluso el recorrido. Unas 25 personas del Ejército apoyaban la logística y decenas de voluntarios el reparto de la comida.

La participación era gratuita, pero con los donativos se recaudaban fondos para terminar una sala multiusos con la que tener un espacio amplio para realizar actividades. No han realizado el recuento, pero el año pasado consiguieron más de 20.000 euros con los que apoyaron la construcción de una gran cocina para sus usuarios que comenzará a funcionar en unos días.

El proyecto de este año quiere acabar un espacio multiusos de 170m2 en el que falta la albañilería interior, la instalación eléctrica y el equipamiento. Su comedor ahora tiene 78 m2 y cuando tengan terminada esta nueva sala quieren trasladarlo allí y así usar el antiguo comedor para ampliar el centro de día para adultos, que cuenta con 36 alumnos. En total Aspace Huesca atiende en toda la provincia a 150 personas con parálisis cerebral.

La novedad del recorrido de este año era su paso por la plaza de Navarra. El sentido era inverso pero llegaba a Cuarte, Banariés y Huerrios. Al finalizar cientos de personas se hacían fotos con los usuarios, que agradecían de esa forma su participación.

3.200 personas caminaban junto a Aspace en su 2ª Marcha solidaria. El éxito se vivía en los números, pero tanto su presidente Manuel Rodríguez, como Francisco Ratia, presidente de CADIS, destacaban el enorme apoyo recibido, algo que les hace pensar en la 3ª edición y “muchas más”.

EMPRESAS SOLIDARIAS

La Marcha estaba organizada por Aspace y la Comarca de la Hoya, pero colaboraban numerosas instituciones y empresas y colectivos privados. Es el caso de la asociación de cocineros oscenses, la Escuela de Hostelería y la Cocina de José Fernández, que elaboraban la paella que se degustaba tras la caminata. El postre corría a cargo de Buenaventura Borrás y Quesos Villa Villera.

La asociación de cocineros oscenses, con la colaboración de la Escuela de Hostelería y la Cocina de José Fernández, preparaban la paella. Con Antonio Arazo al frente, Pedro Goyoaga y el resto de los cocineros de la asociación se encargaron de preparar el arroz, con ingredientes donados por empresas alimentarias de nuestra provincia. La Escuela de Hostelería colaboraba en el emplatado y el apoyo al servicio. La cocina de José Fernández aportaban la estructura y utillaje con la colaboración del ejército y otras empresas hosteleras de la comarca.

Arroz Brazal y diferentes empresas cárnicas de nuestra provincia donaban toda la materia prima necesaria para que pueda degustarse un arroz con sabor oscense.

Comentarios