Jaca celebra su fiesta por excelencia El Primer Viernes de Mayo

La ciudad de Jaca celebra este viernes su tradicional fiesta del Primer Viernes de Mayo, donde se conmemora el 1.254 aniversario de la batalla de la Victoria. Este viernes, como manda la tradición se va en romería, a la ermita de la Virgen de la Victoria. Posteriormente entran las huestes victoriosas al mando del Conde Aznar, para culminar en la puerta del Ayuntamiento de Jaca con el canto del Himno del Primer Viernes de Mayo, Jaca libre sabe vivir a la sombra del monte Oroel. Este año se hará una descarga de honor por el recientemente fallecido y que fuera presidente de la hermandad, José Luis Castán.

La jornada grande por excelencia de la ciudad de Jaca, comienza muy temprano, mientras unos van en romería a la Ermita de la Victoria, otros se preparan para desfilar, o trabajar, para que todo salga según lo previsto. Los actos de la Hermandad comenzarán con el primer desfile, que será a las 9h, y a las 10h en la ermita, la misa y la bendición de términos. A partir de las 12h será el desfile de la entrada triunfal del Conde Aznar Galindez y sus huestes por las calles de Jaca, que contará como siempre con el canto de la Salve en la Catedral, y que finalizará con el canto del himno en la puerta del Ayuntamiento de Jaca, en torno a las 14h.

Este año, hay que señalar que se va a recordar de forma especial al que fuera presidente de la hermandad y recientemente fallecido, José Luis Castán. Por eso, los mozos de las escuadras, tras el himno harán un pequeño desfile hasta la casa de Castán, donde realizarán un minuto de silencio cada escuadra, y unas descargas en su honor. A continuación, y como todos los años, en la Plaza de Biscós, se hará una descarga por todos los hermanos y amigos de la fiesta fallecidos en el último año.

El programa de actos continuará el viernes por la tarde, con el Ajedrez Medieval, a las 18h. Y el sábado, a las 17h juegos infantiles en los glacis de la Ciudadela, a las 19h chocolatada en la Plaza Ripa, y verbena en la Plaza de Biscós.

Comentarios