Ambiente reivindicativo en la celebración del 1 de mayo en Huesca

1 mayo huesca

Como cada 1 de mayo, la Plaza de Navarra dejaba una imagen llena de pancartas y cánticos reivindicativos que numerosas personas entonaban con motivo del Día del Trabajador, si bien en esta edición, se apreciaba una menor presencia de manifestantes. La capital oscense acogía en esta jornada, dos manifestaciones: la principal, la organizada por UGT y CC.OO. salía a las 12.30 horas desde la plaza de Navarra y la del grupo crítico formado por los sindicatos CGT, CNT, SOA y HUSTE, tan solo media hora antes.

Los principales sindicatos indican que la situación en la provincia de Huesca es “preocupante”, y lo peor es que “no hay ningún plan por parte de las Administraciones, tanto autonómica como nacional, que contemple o trabaje en medidas que permitan ver soluciones”, tal y como defiende Begoña Pérez, secretaria General de CC. OO. Huesca.

Desde UGT en Huesca, se considera que sobran los ejemplos en la provincia de Huesca de que la situación es mala y de que se debe poner soluciones para impedir que la situación de desempleo y la precariedad continúen aumentando. Es el caso de Lavandería del Ebro, con las rebajas salariales que ha estado sufriendo en el último tiempo, pero hay otros muchos como detalla Rosa Serrano, secretaria Territorial de UGT en Huesca.

Este Día del Trabajador se celebra en un momento en el que la provincia de Huesca registra 22.000 parados, 1.500 desempleados más que en el trimestre anterior. Algunos de los trabajadores y simpatizantes sindicales que participaban en la marcha insistían en la importancia de movilizarse en días como hoy y reclaman un empleo de calidad que permita llevar una vida digna.

Por otro lado, la manifestación paralela convocada por el “Bloque Crítico”, bajo el lema “dignidad y lucha contra el paro y la precariedad laboral”, realizaba dos paradas a lo largo de su marcha. La primera de ellas ante el antiguo Banco de España, donde está ubicada la Oficina de Extranjería, en la que una persona inmigrante leía un breve texto sobre la internacionalidad de la clase obrera; y la segunda, ante el edificio del INEM donde una persona desempleada pronunciaba un texto sobre la precariedad laboral.

“Sobran frentes a los que atacar”. Estas eran las palabras de Bárbara Cavero, representante de CNT en Huesca, que reconocía que tanto el tema de las pensiones, como los recortes de los servicios públicos o de las libertades de los ciudadanos, eran motivos para manifestarse. Cavero insistía en la necesidad de “subvertir las relaciones laborales totalmente asimétricas” en las que se ven involucrados los jóvenes. Fernando Vallés, por su parte, insistía en que la situación que se vive es “dramática, por mucho que los representantes políticos sostengan que ya se está saliendo de la crisis”.

Comentarios