Un enorme BM Huesca se queda fuera de la final de la Copa del Rey al perder con Granollers

afición bm huesca pamplona

Balonmano en estado puro. Así se puede definir el partido que el BM Huesca perdía con el BM Granollers 26-25 en la semifinal de la Copa del Rey, acompañados por más de 200 aficionados que animaron, antes, durante y después del trepidante partido. Un choque con una intensidad tremenda, donde los oscenses han ido casi siempre por delante en el marcador, salvo en algunos momentos puntuales, y en un fatídico último minuto en el que no se pudo empatar un partido con un final cruel, que hizo despertar al equipo del sueño de la Copa del Rey, pero que no puede desmerecer un ápice una temporada histórica del BM Huesca a la que todavía le quedan tres balas en la liga para disfrutar. Habrá final catalana este domingo a las 17 horas, ya que el Barcelona ganaba 36-28 al anfitrión, el Anaitasuna de Pamplona.

Empezaba el partido con un ritmo y una concentración que mantendrían ambos equipos durante los 60 minutos de juego, que tuvo muchos parones, el chaval de la mopa tuvo que salir en incontables ocasiones, porque los jugadores chocaban, caían, sudaban, incluso sangraban, pero nunca dejaron de darlo todo. Balonmano Huesca cogía la manija en el marcador desde el 1-0 inicial de los catalanes, llegando a tener ventaja de 3 goles (4-7), y parciales de también de tres tantos para ponerse 11-13 a punto de llegar al descanso, aunque Granollers ponía el 12-13 con el que se marchaban ambos equipos al vestuario.

Segunda parte igual de combativa, de luchada, de igualada, los primeros minutos ambos equipos alternaban un gol a favor en el marcador. Un gran Balonmano Huesca, que empezaba a verse lastrado, por ejemplo por la lesión en la rodilla de Eloy que no volvería a jugar, se llegaba a poner 20-22 en el marcador. Pero los catalanes son un equipazo, el tercero de la ASOBAL, e igualaba el choque. 22-23 arriba Huesca, remontaba Granollers 24-23, de nuevo iguales a 24-24, 25-24 para ellos, igualada a 25-25 para los oscenses, 7 metros en último minuto 26-25, último ataque para Huesca, portero-jugador, pero no llegaba el ansiado empate, se esfumaba la prórroga y se acaba la Copa del Rey para los de Nolasco.

Espectacular la afición que durante todo el día daba color a las calles de Pamplona, y que daba una gran lección en las gradas de La Catedral, animando incesantemente. Quedan 3 jornadas de ASOBAL, la primera el próximo fin de semana en casa contra Naturhouse, luego Barcelona fuera, y cerrar en el Palacio contra Cuenca. Toca levantar al equipo anímica y físicamente, que seguro que lo harán, para rematar una temporada, histórica, la mejor de siempre del Balonmano Huesca.

Comentarios