Emotiva jornada en Azanuy con los bombos y los tambores como protagonistas

Tambores Bombos Arzanuy

Se realizaba la XI Exaltación de Bombos y Tambores “Villa de Azanuy”, actividad enmarcada dentro de las fiestas en honor de San Pedro de Verona que la localidad literana celebraba durante este fin de semana. En esta ocasión, el tiempo acompañó y el sol brillo con fuerza durante toda la tarde, lo que hizo que numeroso público se congregara para presenciar esta actividad que se prolongó durante aproximadamente un par de horas.

GALERIA DE FOTOS

La Cofradía Nuestra Señora de la Piedad (Monzón), la Asociación de Bombos, Tambores y Timbales de Fonz, la Banda de Bombos y Tambores de Abiego, la Asociación de Bombos y Tambores de Binéfar y la Banda de Bombos y Tambores “Villa de Azanuy” fueron las protagonistas de esta cita, que comenzó a las 18.00h con un desfile por las calles de la localidad. Una vez que las cinco formaciones se reunieron en la Plaza Mayor, fueron tocando su exhibición una a una, entre los aplausos del número público que se daba cita en la plaza.

Para finalizar, la organización entregó a cada una de las bandas participantes un recuerdo conmemorativo del certamen. En esta ocasión, se trataba de unas piezas confeccionadas por el artista binefarense Mario Molins. También se hizo entrega de un detalle al Ayuntamiento de Azanuy, la Asociación de Donas, la A.C.R. El Palistroc y a Alan Abadías como profesor de la banda local.

El momento más emotivo llegó cuando la organización rindió un merecido homenaje a su miembro más veterano, Francisco Faure, conocido por todos como “Paquito”, ya que a sus 78 años, ha decidido que ésta será su última temporada tocando el bombo. El colofón a la Exaltación llegó cuando todas las bandas participantes se reunieron en el centro de la plaza e interpretaron un toque conjunto que resonó atronador y que hizo disfrutar a todos los presentes.

Una abundante merienda para todos los participantes sirvió como punto y final a una emotiva y vibrante jornada en la que se reunieron alrededor de doscientos tambores y bombos, además de numeroso público que no quiso perderse la undécima edición de un acto que se lleva realizando de forma ininterrumpida desde el año 2004.

Comentarios