Adelpa emprenderá acciones para que la energía de los saltos revierta en los Ayuntamientos

Reunión Ejecutiva Adelpa

El principal acuerdo que tomaba Adelpa en la reunión de la Comisión Ejecutiva, celebrada este martes, es emprender actuaciones para lograr que el porcentaje de energía generado en los saltos eléctricos de las localidades pirenaicas revierta en el desarrollo de ese territorio y en la financiación de los Ayuntamientos, ya sea, directamente o bien que puedan beneficiarse reduciendo el coste energético. El primer paso será solicitar una reunión con el Presidente de la CHE para conocer los pormenores de los expedientes en tramitación con las diferentes empresas encargadas de la gestión de estos saltos que, en su mayoría, están ubicados en el territorio de Adelpa.

Esta reclamación de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés surge a raíz del inicio, por parte de la CHE, del procedimiento administrativo para que las empresas del sector energético cumplan con una cláusula incluida en algunas concesiones, por la que deben reservar al Estado energía para fines de servicio público en la gestión del agua. En muchos casos, esa reserva se traduce en el 25% por ciento de la producida en los aprovechamientos a precio de coste, en una cantidad concreta de energía en otros o, por último, en la recompra de parte por la empresa que finalmente no se llegue a entregar al Estado.

Se trata de un derecho de adquisición preferente para el Estado y viene recogido entre las cláusulas concesionales de aprovechamientos relacionados con obras realizadas en los años de desarrollo de infraestructuras por parte del Instituto Nacional de Industria, principalmente en los años 40 y 50 del siglo pasado.

A la vista de que la mayor parte de los saltos eléctricos que contemplan estas cláusulas en la cuenca del Ebro se encuentran en el ámbito pirenaico de la provincia, los miembros de la Ejecutiva de Adelpa pusieron de manifiesto en la reunión que “es este territorio el que sufrió el gran sacrificio que implicó la construcción de estos saltos y de todas las infraestructuras necesarias como fueron los embalses o canales”. Sin embargo, en Adelpa mostraban su sorpresa porque parece que son las comunidades de regantes en quienes primero se está pensando en revertir los beneficios, olvidándose, indicaban, de que ha sido el territorio el que ha soportado unas obras de regulación de las que solo ha obtenido efectos socioeconómicos negativos.

Entre los 16 expedientes abiertos por el organismo de cuenca para solicitar la reserva de energía, se encuentran los saltos de Mediano-El Grado I-El Grado II (Cinca); el salto de San José, embalse de Barasona (Ésera); y los saltos de Santa Ana, de Senet y Bono, el de Pont de Suert, el de Escales, y el de Puente de Montaña en el Noguera Ribagorzana.

Por otra parte, como ya hizo en la reunión del mes de marzo, la Asociación de Entes Locales del Pirineo Aragonés respalda a los Ayuntamientos afectados por la extinción de las concesiones de agua en su exigencia para que las plusvalías generadas desde el momento de la reversión retornen mayoritariamente a estos municipios.

Comentarios