El Gobierno de Aragón crea la unidad de control de la Gestión Pública

Aumentar la eficacia del gasto público del Gobierno de Aragón, priorizar las propuestas de inversión, mejorar la disciplina financiera y maximizar la recaudación de ingresos. Estos son los objetivos principales de la Unidad de Control de la Gestión Pública, cuya creación se aprobaba en Consejo de Gobierno.

 

Un órgano colegiado que estará adscrito al Departamento de  Hacienda y Administración Pública, y que servirá para realizar un seguimiento exhaustivo de la ejecución presupuestaria, con el fin de hacer compatible el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria con la calidad de los servicios públicos y las políticas de reactivación económica.

 

La Unidad valorará cada propuesta de gasto, atendiendo a su naturaleza o a razones de carácter cuantitativo. Se articulará como un sistema de fiscalización que se encargará de supervisar de manera continua la ejecución presupuestaria, en coordinación con todos los Departamentos, Organismos y empresas públicas de la Comunidad Autónoma. Los criterios generales serán los de optimizar la eficiencia en el gasto, para identificar espacios de ahorro que no afecten a la calidad de los servicios públicos que presta la Administración autonómica. Además, se priorizarán las inversiones que tengan un retorno social y económico, y se dinamizará la recaudación de ingresos.

 

Con estos criterios, la Unidad de Control de la Gestión Pública será responsable de analizar todo asunto de índole económica y competencia autonómica, según el motivo del gasto que se propone, su importe, las repercusiones presupuestarias derivadas de su ejecución y la forma de financiación.

 

Como apoyo a la Unidad de Control de la Gestión Pública se crean tres Subcomisiones, como grupos de trabajo destinados a analizar, desarrollar y promover iniciativas de ahorro, eficiencia, mejora de gestión y generación de ingresos.

Comentarios