CHA pide la cesión de la casa del conserje de Juan XXIII a la comunidad educativa

En las instalaciones del Colegio Público Juan XXIII de la capital oscense hay una construcción que en otro tiempo era utilizada por el conserje del colegio como vivienda y que es propiedad municipal. Desde CHA reclaman, al igual que el centro, la posibilidad de disponer de la planta superior de la casa para realizar talleres y actividades diversas del centro educativo.

Esta edificación consta de una planta baja, en la que hay un garaje que está siendo utilizado por el colegio como almacén, y dos cuartos que usa la Amypa para realizar algunas actividades, como el reparto de libros. La llamada casa del conserje dispone también una vivienda en la primera planta y que en la actualidad está cerrada y sin función alguna, y que sufre el deterioro normal e inevitable de cualquier inmueble inutilizado

Durante la última reunión de la Comisión de programación y Cultura del Colegio Juan XXIII, celebrada el día 7 de este mes, la dirección del centro volvió a reiterar su solicitud de poder disponer de la planta superior de dicha casa.

La concejala de CHA, Mariví Monterrubio, representante del Ayuntamiento de Huesca en el Consejo Escolar del Juan XXIII, considera que “el Ayuntamiento de Huesca debe atender esta reivindicación, porque disponer del espacio que solicita el Colegio permitiría ampliar las actividades formativas del mismo, además de que si sigue sin uso, lógicamente terminará por arruinarse”.

“Valoramos, y agradecemos, el interés de toda la comunidad educativa del colegio, dirección, Amypa y familias, en poder utilizar la casa del conserje para diversas actividades y, desde el Grupo Municipal de Chunta Aragonesista, hemos solicitado a la Alcaldía que el Ayuntamiento de Huesca ceda el uso del la primera planta de la casa del conserje del Colegio Público Juan XXIII a la dirección del centro para que pueda desarrollar diversas actividades y talleres educativos y que las brigadas municipales realicen las obras de adecuación de la vivienda a la solicitud de la dirección del centro para configurar un espacio diáfano, salvando cocina y baño, previa memoria emitida por los servicios técnicos municipales correspondientes”, concluye Monterrubio.

Comentarios