Celebración de San Isidro en Huesca, con la perspectiva de una cosecha ‘regular’

San Isidro, Salas, mayo 10

La festividad de San Isidro, patrón de agricultores y labradores, es celebrada en numerosos pueblos de la provincia de Huesca, que la tienen como su fiesta pequeña. No sólo ellos, también las cooperativas agrarias organizan misas o actos festivos. Y por supuesto, la Cámara Agraria Provincial. Este jueves, a las 11 y media de la mañana, tendrá lugar la tradicional celebración en la ermita de Salas de Huesca, con la figura de San Isidro, que se portará a hombros. Están invitados a ella todos los agricultores. Tras la Eucaristía, se procederá a la bendición de los términos y posteriormente, se repartirán, como es tradicional, magdalenas y vino.

El día de San Isidro, a las puertas de la cosecha, es una buena fecha para que los agricultores se reúnan e intercambien impresiones sobre la situación que vive el campo cada año.

En esta ocasión, los agricultores no están satisfechos. En comparación con la campaña del año pasado, la actual no va a ser buena. La climatología ha sido muy cambiante, y no ha propiciado un buen desarrollo de las plantas. El amarillo de los campos no es síntoma, este año, de que estemos ante una buena cosecha.

El ciclo de las plantas finaliza con un color dorado, que no es el amarillo que vemos ahora en los campos. Eso significa que ha madurado el grano y se ha llenado bien. Este año, ese color dice que el grano se está secando antes de terminar un ciclo vegetativo, que se ha anticipado.

Y es que el cereal de la provincia ha tenido una mala nascencia. En los meses de marzo y abril llovió en algunas zonas muy concretas de la provincia, y sí lo hizo en mayor medida después de Semana Santa. Sin embargo, muy poco después llegaron los fuertes vientos, mucho calor y todavía alguna helada matinal. Todo esto ha afectado al ciclo vegetativo de las plantas.

Comentarios