El colegio “La Purísima”, Medalla de la Educación Aragonesa 2014

Colegio La Purísima de niños sordos

El Gobierno de Aragón ha concedido la Medalla de la Educación Aragonesa 2014 al colegio “La Purísima” para niños sordos ubicado en Zaragoza. Galardón con el que se quiere reconocer su dedicación a lo largo de más de cien años a la educación, rehabilitación e integración de menores con pérdidas auditivas y problemas asociados, de niños sordo-ciegos y con retraso del lenguaje.

El colegio “La Purísima” es el centro de educación especial de referencia en Aragón para la atención de niños sordos desde el momento en que se le detecta una discapacidad auditiva y fue pionero en el tratamiento con implantes cocleares. Fundado por las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, comenzó a funcionar en 1910 para hacerse cargo de la educación de los alumnos sordomudos y ciegos.

Actualmente en el centro estudian 124 alumnos. El colegio cuenta con un programa individual de atención temprana para niños menores de tres años que se desarrolla en coordinación con los servicios médicos, audioprotésicos y las escuelas infantiles.

A partir de los tres años los alumnos se escolarizan en este centro en régimen ordinario y reciben atención individualizada o en grupo en función de sus necesidades. Trabaja también en la rehabilitación de alumnos con pérdidas auditivas escolarizados en centros ordinarios en coordinación con sus profesores.

Los responsables del centro educativo recibirán la Medalla el próximo 28 de mayo durante el acto organizado con motivo del Día de la Educación Aragonesa. Ese día se entregará también la Cruz José de Calasanz al mérito educativo concedidas este año a:

Soledad García, por su destacada labor docente y directiva ejercida con especial atención a la integración social y educativa, así como por su liderazgo de proyectos y experiencias de innovación educativa en entornos desfavorecidos.

Heliodoro Galán, por los ejemplares valores humanos y profesionales que han caracterizado tanto su magisterio y su función inspectora como su gestión de la escolarización en Zaragoza.

Guillermo Manuel López, por su especial dedicación durante 27 años a la función directiva con humanidad, rigor y eficacia en centros rurales y en centros con elevado índice de diversidad del alumnado.

José María Carreras, por su compromiso con la escuela rural, promoviendo proyectos innovadores, las tecnologías de la información y la comunicación y las actividades extraescolares para ampliar la formación de los alumnos.

Ángela Piedrafita, por la dilatada y fecunda dedicación a la Educación Infantil desde el aula y desde las instituciones de formación del profesorado, así como voluntaria en actividades dirigidas a los más pequeños.

José Jesús Arribas, por su contribución pionera, al frente de su equipo, en el aprendizaje por competencias y en la decidida apuesta de trabajo en la línea de la consecución del éxito escolar de todos los alumnos.

Juan Jesús Bastero, por su legado educativo plasmado en la conservación y cesión a la Universidad de Zaragoza de la Colección Longinos Navás de Ciencias Naturales, así como por su trayectoria en innovación metodológica y en la formación del profesorado.

Manuel Castán, por su trabajo como docente y filólogo entregado a la recuperación y la divulgación de la lengua aragonesa histórica con respeto a las variedades que continúan vivas, habiendo presidido la Academia de l’Aragonés.

Antonio Armero, por su larga trayectoria profesional, desarrollada con excelencia, en el desempeño de sus funciones administrativas, especialmente con todo lo relacionado con la implantación y la dignificación de la Formación Profesional en Aragón.

Elena Climente, por los relevantes servicios prestados en la Secretaría General del Servicio Provincial del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte de Huesca, mostrando un elevado compromiso con el servicio educativo.

Miguel Tolosa, por los relevantes servicios prestados en la Secretaría General del Servicio Provincial del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte de Teruel, mostrando un elevado compromiso con el servicio educativo.

José María Ortiz de Zárate, por los relevantes servicios prestados en la Secretaría General del Servicio Provincial del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte de Zaragoza, mostrando un elevado compromiso con el servicio educativo.

Miguel Beltrán, por su labor pedagógica como director del Museo de Zaragoza, promoviendo el conocimiento y el aprecio del patrimonio arqueológico, artístico y etnológico de Aragón entre los escolares e impulsando actividades para interesarle por el arte.

Comentarios