Las fiestas de Graus y la Mojiganga inician el camino para ser BCI

Fiestas Graus

El procedimiento para declarar las fiestas patronales de Graus en honor al Santo Cristo y San Vicente Ferrer y la Mojiganga como Bien Catalogado Inmaterial ha comenzado ya con la publicación, en el Boletín Oficial de Aragón, de la resolución de la dirección general de patrimonio. Cabe recordar que fue a finales de 2012 cuando se realizó la solicitud al Gobierno de Aragón, puesto que, es paso imprescindible para que los festejos grausinos puedan optar a ser Patrimonio Intangible de la Humanidad. Además, desde 1.973 ostentan el título de fiestas de Interés Turístico Nacional.

En la resolución se explica que el patrimonio cultural de Aragón está integrado por todos los bienes, materiales e inmateriales, relacionados con la historia y la cultura de Aragón. Pueden ser protegidos, en función de su relevancia cultural, como Bien de Interés Cultural, Bien Catalogado o Bien Inventariado.

Las fiestas y la Mojiganga de Graus forman parte del patrimonio inmaterial de Aragón, formando parte, por su singularidad, de la tradición y del patrimonio etnográfico aragonés, siendo merecedoras de la figura de Bien Catalogado Inmaterial, que son aquellos que, pese a su significación e importancia, no cumplen las condiciones propias de los BIC.

Una vez iniciado el expediente, éste deberá resolverse en un plazo máximo de 18 meses.

Las fiestas de Graus se celebran, cada año, del 12 al 15 de septiembre, en honor al Santo Cristo y San Vicente Ferrer. Según se recoge en la resolución, parten de la conmemoración de la visita de San Vicente Ferrer a la villa de Graus en el siglo XV, como escala en su viaje de Valencia a Avignon y de su donación de la imagen del Sano Cristo a la población. Estos hechos dieron lugar al nacimiento de la cofradía cuya misión fue cuidar la imagen y organizar las procesiones y actos relacionados, germen de la celebración religiosa de la festividad.

Las fiestas de Graus son singulares por la manifestación del espíritu mixto profano y religioso, conservando el espíritu trasgresor del orden establecido, conviviendo, en esos días, lo oficial y lo burlesco para culminar con la Mojiganga, teatro popular que satiriza y parodia los acontecimientos anuales de la villa.

Comentarios