La primera película interactiva y transmedia se verá en el Festival de Cine de Huesca

Fotograma de Panzer Chocolate

El primer largometraje interactivo y transmedia, “Panzer Chocolate” será uno de los platos fuertes de la semana previa del Festival Internacional de Cine de Huesca y su equipo estará en la ciudad para presentar el proyecto. Una experiencia única en la que el espectador participará de forma activa en la película a través de su teléfono móvil; una aplicación permitirá a los asistentes interactuar antes, durante e incluso después de la proyección.

El Festival Internacional de Cine de Huesca llevará a cabo una noche muy especial el próximo viernes 13 de junio, a las 21:30 en el Teatro Olimpia. Una fecha para nada casual en la que se proyectará en versión original, la cinta de género “Panzer Chocolate”. Un proyecto pionero a nivel mundial, que combina cine, novela gráfica e interactividad a través del Smartphone o tablet, dispositivos desde los cuales verán parte de la trama. La noche se completará con una fiesta temática en el bar El Monasterio.

“Panzer Chocolate” es el primer largometraje interactivo y transmedia, dirigido por Robert Figueras y producido por Silencio Rodamos en co-producción con Filmutea, con la participación de Kanzaman y financiada a través de capital privado. El largometraje cuenta además con la participación de la actriz Geraldine Chaplin.

Gracias a la App de la película, “Panzer Movie”, que se puede ya descargar (0,89€) desde la Apple App Store (iOS) y Google Play (Android) el espectador podrá disfrutar del comic y la novela gráfica antes de la película, pero lo más importante es que le permitirá interactuar durante la proyección y disfrutar de un final alternativo. Tras descargarla, sólo es necesario activarla en la propia sala y ella misma se sincroniza automáticamente durante la proyección.

El largometraje narra la historia de unos jóvenes que se adentran en un búnker de la Segunda Guerra Mundial en búsqueda de vestigios Nazis; el lugar, aparentemente abandonado, pronto se revelará como una trampa mortal. “Panzer Chocolate” juega en su título con el nombre del carro blindado que usaba el ejército nazi y la leyenda que cuenta que a las tropas de Hitler se les suministraban, sin su consentimiento, barritas de chocolate adulterado con metanfetaminas, para incrementar sus capacidades en el combate.

El objetivo es que el espectador se sumerja en el universo de la película de forma que descubra los matices que habitualmente se le escapan, desarrolle la capacidad auditiva y cree universos cognitivos en su imaginario. Bajo el concepto “versión original y tecnología” se presenta el consumo de la obra artística “Panzer chocolate” en su idioma original.

Comentarios