Duro manifiesto de Cáritas contra la reforma, en Aragón, de la renta social básica (IAI)

La reforma de la Ley del Ingreso Aragonés de Inserción que ha planteado el Gobierno de Aragón y que en estos momentos llega a sus últimos pasos se ha topado con el rechazo de más de 65 entidades sociales de la Comunidad encabezadas por Cáritas Aragón. En su manifiesto se muestran preocupados por los cambios en el acceso. Algo que, a su juicio, “no sólo no da respuesta a la realidad social actual, sino que empeora muchos de los aspectos de aquélla”. También denuncian que la “garantía de los recursos mínimos de subsistencia (…) quedará supeditada a que pueda hacerse efectiva su financiación”.

Cáritas Huesca se suma a ésta denuncia y se concentraba, este martes, en la plaza de la Catedral. En su sede pueden verse siluetas humanas que simbolizan a las personas que no acederán a estas prestaciones tras la reforma.

En este manifiesto hablan de una clara insuficiencia de estas ayudas que suponen una renta básica para quienes no tienen ningún otro ingreso. Aseguran que en enero de 2014 “sólo 5.409 personas eran titulares de IAI, lo que representa una tasa de cobertura de un escaso 7% de la población aragonesa en situación de pobreza severa”. Añaden que el presupuesto destinado al IAI sólo supone un 0,52% del presupuesto total del Gobierno de Aragón en 2014. Además y según sus propias fuentes, en 2013 se dejaron sin ejecutar dos millones y medio de euros, habiendo cientos de personas a la espera de su concesión tras más de medio año de retraso.”

El manifiesto expone una situación de “creciente desigualdad, pobreza y exclusión social” en la que el desempleo se ha convertido en un problema estructural. Por ello muestran su preocupación por los siguientes motivos:

-Muchas de las medidas que se plantean en el proyecto afiancen aún más la carrera de obstáculos en la que se ha convertido esta prestación para sus solicitantes, alargando plazos administrativos y aumentando los controles, justificándolos en el aumento del fraude sin que se hayan hecho públicos los niveles del mismo.

-Se excluya a los jóvenes, a las personas inmigrantes, a las mujeres solas con hijos, a los parados y paradas que cobran algún subsidio, aunque éste les sitúe por debajo de los umbrales de pobreza (333,65 € mes).

-Se ponga fecha de caducidad a la protección que representa, estableciendo un máximo de percepción de tres años, aun cuando el titular cumpla todos los requisitos y haya realizado lo indicado en los acuerdos de inserción. Ello implicará dejar en desamparo a numerosas personas cuya situación se cronificará gravemente.

UNA RENTA DE ENTRE 441 Y 621 EUROS

El Ingreso Aragonés de Inserción es una renta de entre 441 y 621 euros que se otorga a familias que no superen unos ingresos mínimos. La propuesta del Gobierno de Aragón es incrementar el límite de edad se incrementa de 18 a 25 años y se exige el empadronamiento mínimo de dos años en vez de uno. El Departamento de Sanidad Bienestar Social y Familia asegura que el objetivo no es reducir el número de beneficiarios, sino adaptarse a la nueva situación social para “priorizar a las personas con cargas familiares y elaborar un itinerario de inserción que responda a las necesidades de empleo de quienes lo han perdido”.

Tanto los beneficiarios como el presupuesto no han parado de aumentar en los últimos años, y volverán a hacerlo en 2014 con 28 millones presupuestados. Cáritas ha declarado en más de una ocasión que el IAI no llega a todo el que lo necesita.

Comentarios