Los rendimientos de nuevos cultivos y variedades de cereal de invierno interesan al mundo agrícola

La Jornada de Transferencia en Cereal de Invierno en Aragón cosechó un gran éxito, en su convocatoria de este miércoles, en la localidad zaragozana de Sádaba. Más de 500 agricultores se daban cita para conocer novedades en materia vegetal, con nuevas variedades de cultivos ya tradicionales, y también con nuevos cultivos, como el tritordeum (nacido en España a partir del cruce del trigo duro y la cebada. El objetivo de la Jornada era que los agricultores tengan información de primera mano, a pie de campo, sobre los rendimientos y la resistencia a plagas y enfermedades de los distintos cultivos y sus diferentes variedades.

Se trataba de recibir información objetiva, para que los agricultores puedan tomar decisiones lo más racionalmente posible en su explotación. El fin último es incrementar la productividad, reduciendo los costes, con lo que se consigue una mayor competitividad.

El coordinador de la Jornada y jefe de la Unidad de Tecnología Vegetal del Gobierno de Aragón, Miguel Gutiérrez, invitaba a las cooperativas a ser activos, en el sentido de que soliciten información, que pidan que se investigue, e incluso que digan en qué materias se debe investigar.

Por su parte, Esther Herradón, del Ministerio de Agricultura, hablaba del Registro de Variedades Comerciales. Reconocía que, en los últimos años, ha crecido el número de solicitudes, alcanzándose la cifra de 361 en la campaña 2013-2014, e incidía en la importancia de que las empresas se estén tomando en serio esta cuestión. Esto, aseguraba, se pone de manifiesto al observar que, hasta 2004, el número de solicitudes rechazadas era mayor al de variedades inscritas. En cambio, a partir de 2005, ha ocurrido lo contrario.

Emilio Betrán, del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal de la DGA explicaba el proceso de certificación de semillas y valoraba la importancia de apostar por semillas certificadas, ya que son un producto de calidad, que ofrece homogeneidad en el cultivo, control de malas hierbas y resistencia a plagas y enfermedades. Añadía que hay que creer en la semilla certificada porque es el proceso agroindustrial que más controles administrativos tiene, y una garantía para los agricultores.

Los agricultores participantes en esta Jornada de Transferencia podían conocer la evolución que han tenido los cultivos y variedades en las distintas estaciones experimentales. Allí conocían rendimientos y sanidad vegetal de trigos (blando y duro), cebadas y cebadas malteras, triticale, centeno híbrido y avena. También despertaban interés las explicaciones sobre cultivos alternativos a los cereales de invierno y sobre nuevos cultivos, como las nuevas variedades de guisante, la camelina, el tritordeum y la espelta.

Comentarios