La cosecha de cereal de invierno de secano disminuirá este año un 31% en Aragón

El informe de la Mesa de las Producciones Agrarias, que servía de base para abordar la reunión mantenida este lunes, entre el Consejero de Agricultura, las organizaciones agrarias y las Cooperativas Agrarias de Aragón, pone de manifiesto que el cereal de invierno de secano es el cultivo más afectado por la sequía. Las mayores pérdidas, en todo caso, y según los datos de estimación obtenidos, se producen en comarcas de las provincias de Zaragoza y Teruel.

Hasta el momento, y como dato destacado, la producción estimada de de cereal de invierno en secano en Aragón ascenderá a 878.929 toneladas, lo que representa un 31% menos que la cosecha media en Aragón, que asciende a 1.280.800 toneladas, teniendo en cuenta que el año pasado fue récord, y se alcanzaron más de 2 millones de toneladas.

Las mayores pérdidas productivas se han dado en las comarcas agrarias de Cuenca del Jiloca (-63%), Serranía de Albarracín (-53%), Hoya de Teruel (-52%), Calatayud (-50%), La Almunia (-48%) y Borja (-47%).

Por otro lado, dado que los pantanos se encuentran a buen nivel, a diferencia con la sequía de 2012, no se han detectado problemas en el regadío, en beneficio de los cereales de invierno, el maíz y la alfalfa, entre otros.

De modo más concreto, y según el avance de superficies de la PAC, en cereales de secano, respecto a la pasada campaña, desciende la superficie cultivada de trigo duro en 23.000 hectáreas, sube la de cebada en algo más de 38.000 hectáreas, y en trigo blando se mantiene la superficie de cultivo.

Y en regadío, con respecto a la pasada campaña, se produce un incremento de cebada (6.520 has), maíz (1.362 has) y trigo blando (421 has.). Por el contrario disminuyen en alfalfa (-2.974 has.), arroz (-1.271 has.), girasol (-729 has) y trigo duro (-567 has.).

Por otro lado, en el sector del almendro se espera una cosecha histórica ante la ausencia de heladas, en función de la evoluciona de la climatología. Y en el caso de la fruta dulce, de manera generalizada en esta campaña, se ha dado una casi ausencia de heladas, gracias a una primavera muy cálida y seca. Todo ello ha favorecido la floración y cuajado de frutos, propiciando un incremento de las producciones de frutales

Comentarios