Los humedales del Life Monegros reducen como mínimo un 50% los nitratos

En la jornada de evaluación y seguimiento del Proyecto Life Creamagua, que se llevaba a cabo en Monegros, se daban a conocer una serie de resultados que están demostrando que se puede mejorar la calidad del agua del río Flumen con actuaciones concretas. Éste era uno de los principales objetivos de este proyecto, del que la institución comarcal es jefe de filas, y que trabaja conjuntamente con empresas privadas, sindicatos agrarios, organismos, y otros agentes para que sea una realidad.

Se adelantaban entre las conclusiones unos primeros resultados de este proyecto pionero de carácter demostrativo, que indican el inicio de una tendencia de reducción de nitratos y materias en suspensión en el 50% de los 16 nuevos humedales creados con CREAMAgua, que suman 80 hectáreas inundadas con retornos de regadío de la cuenca del Flumen.

El informe final de resultados será presentado en el Congreso Europeo de Humedales, que se desarrollará en Huesca los días 14 al 17 de septiembre y posteriormente, el Seminario de mantenimiento para la gestión futura de los humedales, en noviembre, dará por concluido el proyecto.

SITUACIÓN DEL PROYECTO

Actualmente, una vez concluidas las dos fases de obra del proyecto (la segunda y última, en julio de 2013), a las que se han destinado en conjunto 530.000 euros, se está trabajando en la supervisión de las acciones, el estudio de los beneficios sobre áreas degradadas por la agricultura intensiva y la elaboración de resultados que serán presentados en el próximo Congreso Europeo de Humedales, que está previsto se celebre en septiembre de 2014 en Huesca y Sariñena.

CREAMAGUA es una experiencia piloto demostrativa avalada por la Comarca de Los Monegros, la Confederación Hidrográfica del Ebro, TRAGSA y KV Consultores. El proyecto, que fue seleccionado por la Comisión Europea entre más de 600 solicitudes, se marca como objetivo mejorar la calidad de las aguas, reduciendo la presencia de nitratos y fosfatos procedentes de la actividad agrícola, con lo que se recupera la biodiversidad de la zona.

Para ello, se han restaurado 70 hectáreas de riberas y se han creado 16 zonas de humedal (80 hectáreas), donde se han plantado 4.000 plantas de 20 especies distintas, trabajos a los que se han destinado 530.000 euros. También se han censado hasta 200 especies de aves y 180 de plantas. En total, se ha actuado en una superficie de 440 hectáreas de terreno público en los municipios de Albalatillo, Almuniente, Barbués, Capdesaso, Grañén, Lalueza,

Poleñino, Sangarrén y Sariñena (Huesca).

Este proyecto LIFE+ ha sido reconocido con un accésit en la última edición del Premio CONAMA a la sostenibilidad de pequeños y medianos municipios, en la categoría de territorio entre 5.000 y 30.000 habitantes. Estos premios distinguen a los proyectos de ámbito local que contribuyen a avanzar en la sostenibilidad.

Comentarios