Recta final de un curso marcado de nuevo por recortes y malas decisiones

La Plataforma en Defensa de la Escuela Pública hace balance del curso que está a punto de terminar y denuncian que, de nuevo, los responsables de Educación han tomado decisiones que han afectado de forma negativa a la educación pública. Hablan de la supresión del primer ciclo de la ESO en el mundo rural, de las pruebas piloto de 3º y 6º de primaria, que tuvieron que suspender por improvisación, la imposición del decreto de interinos, o de la reducción de las becas de libros de texto y comedor.

Además de las afecciones de los años anteriores en forma de recortes, otra agresión sufrida por el mundo rural este año ha sido la supresión del primer ciclo de la ESO en algunas localidades. “Improvisación y falta de argumentación pedagógica” imperan en esta decisión.

Hace unos días, Educación dio a conocer que realizarían pruebas piloto en 3º y 6º de Primaria en 40 centros de Aragón. Pocos días después retiraron la propuesta. De nuevo tachan la situación de “improvisación y precipitación”.

Otro de los puntos negativos ha sido la implantación “por decretazo” del nuevo decreto de interinos, recuerdan que sin negociación previa y sin tener en cuenta ninguna de las aportaciones realizadas por la comunidad educativa.

En cuanto a becas de comedor y libros, se ha reducido este tipo de ayudas un 38% y las de comedor un 26%, todo, señalan, “debido a unas condiciones draconianas para su concesión”. Califican de “especial gravedad” que hayan quedado fuera niños de familias sin recursos.

Los procesos de escolarización de Huesca y provincia, han resultado “catastróficos para la escuela pública”, la plataforma aprecia una clara tendencia por parte de la administración PP-PAR “hacia la privatización de la educación mediante la potenciación de los conciertos educativos”. Así, exigen la puesta en marcha de un plan progresivo de eliminación de conciertos educativos en un contexto de disminución de la población escolar y una apuesta clara por la educación pública.

Frente a la demanda reiterada de los técnicos en Orientación Escolar de ampliación de los E.A.T. (que efectúan una labor de prevención de Necesidades Especiales a niños entre 0 y 6 años y orienta a sus padres), el Departamento de Orientación, en el “Decreto de Inclusión” pretende, paradójicamente, suprimir estos equipos y destinar a parte de sus profesionales a los Equipos Generales de Orientación. Otros profesionales, como los logopedas, quedan fuera de esta solución. Con este enfoque se elimina también el ‘Plan de Prevención’ que se mantenía con los servicios pediátricos del Salud y se diluye una intervención especializada muy necesaria.

Centros educativos, padres y sindicatos temen un gran fracaso ante la aplicación de la Formación Profesional Básica. En menos de un mes tienen que estar emitidos todos los consejos orientadores para el alumnado de 4º de la ESO, cuando todavía no está clara la normativa a aplicar. Los centros denuncian la falta de información y la improvisación con la que se está llevando a cabo este proceso.

El profesorado de secundaria denuncia la aplicación obligatoria de 21 horas de docencia directa. Esto supone menos horas de atención a las familias y al propio alumnado, dificultades de coordinación entre el profesorado del mismo nivel y falta de tiempo para asumir la realización de otras actividades complementarias y extraescolares.

Comentarios