Los profesionales denuncian que los aparatos antiplagas de ultrasonidos publicitados no funcionan

Aparecen en aquellas zonas con gran humedad relativa y pertenecen al grupo de los insectos xilófagos. Nos referimos a tas termitas. La época más frecuente para la aparición de las mismas es la primavera, desde finales de abril hasta principios de junio y concretamente, en la ciudad de Huesca se registran alrededor de 4 o 5 casos nuevos cada año. La prevención y detección de la termita es complicada por lo que se recomienda la intervención de empresas especializadas para erradicar la plaga.

Actualmente, el tratamiento más fiable para combatir el problema de las termitas es el de los cebos de control biológico que registra una efectividad del 100%. En las zonas afectadas como las vigas, los rodapiés o los marcos de madera, se colocan unas cajas que emiten un larbicida que permite que la colonia no se reproduzca y envejezca rápidamente. Se trata de un tratamiento de “largo recorrido” que puede durar entre 3 y 5 años aunque durante el primer se consigue la erradicación prácticamente total de la plaga.

En relación a otros tratamientos, los profesionales del sector denuncian la falta de efectividad de los ampliamente publicitados aparatos antiplagas de ultrasonidos. Llegan a afirmar que se trata de “un timo” porque los propios usuarios de los mismos reconocen que no les han solucionado el problema, teniendo que recurrir finalmente a las empresas especializadas.

En cuanto los síntomas, los profesionales advierten que no es fácil detectar la presencia de termitas. Si bien la manifestación externa más evidente es la aparición de una especie de hormigas aladas -encargadas de la reproducción de la especie salen a colonizar nuevas zonas para formar otros termiteros-, estas pueden confundirse con las hormigas corrientes. En etapas más avanzadas, los daños ya se hacen más evidentes en los propios muebles, vigas o puertas.

Comentarios