Éxito rotundo de la segunda romería por La Cartuja de Las Fuentes

cartuja las fuentes

Quinientos monegrinos de varias poblaciones, sobre todo procedentes de Sariñena y Lanaja, acudían a la cita que por segundo año consecutivo convocaba la Plataforma Salvemos La Cartuja. Una iniciativa que se pretende establecer en el calendario de forma fija el primer domingo de junio. Superaba con creces la respuesta de público que obtuvo el año pasado, casi duplicando la asistencia.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Salvador Trallero, miembro de la Plataforma ciudadana, agradecía la implicación de colectivos y la respuesta de la gente. Confiaba en que esta iniciativa provoque que el Gobierno de Aragón se replantee su postura y retome la negociación con la familia propietaria para que pase a titularidad pública. Insistía en que no se está pidiendo la restauración íntegra en el corto plazo.

Una jornada que incluía todos los elementos propios de una romería, con ocio, encuentro, convivencia, almuerzo de alforja... pero también con la implicación de colectivos culturales como la batukada de Lanaja, Coral de Sariñena y Trova Sariñenera que ponían la música, e incluso una exposición multidisciplinar que llegaba de la mano de Artemonegros.

Aunque sobre todo reinaba el aspecto reivindicativo. El estudioso monegrino Alberto Lasheras era el encargado de leer un manifiesto que arrancaba el aplauso de todos los presentes. Hacía un llamamiento a la reflexión cuando tanto se habla de lo que todo lo que habría que invertir para recuperarla, concluía diciendo “¿Han calculado ustedes lo que costaría perder un momento como este?”.

El objetivo ante todo es no cejar en el empeño de pedir una solución al monasterio, darle el esplendor que merece e ir consiguiendo poco a poco la restauración que necesita, con la implicación de las administraciones, en especial, la del Gobierno de Aragón. El portavoz de la familia propietaria, Alberto Borrás, que también asistía a la romería, decía sentirse orgulloso y contento de la respuesta de la gente y opinaba que la clase política en el ejecutivo autónomo “está sorda”.

Ninguna romería en Monegros congregaba a tanta gente en el monasterio, uno de los edificios más emblemáticos del patrimonio monegrino junto al de Villanueva de Sijena. Además de vecinos, habitantes de toda la comarca, participaban representantes políticos de la zona, miembros de Apudepa y expertos en su arquitectura y arte de Bayeu como Elena Barlés y José Ignacio Calvo, respectivamente.

GALERIA DE FOTOS

Comentarios