Las Comunidades Autónomas fijan su posición común ante Europa para reducir emisiones contaminantes

Hasta tres propuestas se debatirán en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente el próximo 12 de junio en Luxemburgo. Propuestas que se han debatido en el seno de la reunión preparatoria con representantes de todas las Comunidades Autónomas para establecer una posición común española, bajo la presidencia del consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón. El Gobierno de Aragón es durante este semestre el titular y responsable de la representación autonómica directa en la Delegación Española ante Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea y, por tanto, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente lidera el trabajo de dicha representación, tanto desde Bruselas, a través del titular de la representación autonómica directa en la Delegación Española ante el Consejo, como desde Zaragoza. Debe coordinar, por ello, un informe de posición común de todas las CCAA para que sea tenida en cuenta en el Consejo.

En concreto, la elaboración de dicho texto común por parte de las Comunidades Autónomas, hace referencia a una propuesta de Directiva, por una parte, sobre limitación de emisiones en instalaciones de  combustión medianas y, por otro, sobre reducción de emisiones nacionales de contaminantes atmosféricos, además de la aceptación de de una enmienda presentada al Protocolo de Gotemburgo.

La Directiva  sobre limitación de emisiones en instalaciones de combustión medianas supone un gran avance al establecer en ellas límites de emisión, ya que las emisiones globales de estas instalaciones son importantes y en el caso de España, salvo en algunas Comunidades Autónomas que tienen ya regulados los límites para ellas, estas instalaciones no estaban suficientemente controladas.

Respecto a la primera posición común acordada en febrero de 2014, incorporada a la Directiva se suaviza en términos administrativos, en lo que se refiere a los límites más estrictos en zonas de mala calidad del aire, que ya no son obligatorios. Afecta igualmente al cierre de las instalaciones, que se debe realizar sólo si el incumplimiento pone en peligro la salud humana.

Con todo, la propuesta de posición común de las Comunidades autónomas sobre limitación de emisiones en instalaciones de combustión mediana propone lo siguiente:

1. Además de los contaminantes previstos en la propuesta de Directiva (NOx, SO2 y partículas) sería conveniente que se incluyera también el monóxido de carbono (CO).

2. Las instalaciones de combustión medianas ubicadas en actividades sometidas a Autorización Ambiental Integrada (AAI) deberían excluirse del ámbito de aplicación de la propuesta de Directiva considerando que en sus autorizaciones ya se establecen unos valores límite de acuerdo a las Mejores Técnicas Disponibles (MTD).

3. Excluir del ámbito de aplicación de la Directiva las instalaciones entre 1 y 5 MW del sector residencial doméstico, o al menos se establezcan niveles y controles de emisión menos estrictos, y/o plazos de implementación más largos.

4. Dar mayor flexibilidad a los límites y controles donde se utilicen combustibles procedentes de fuentes renovables, con especial mención a la biomasa para calderas. Se debe tener en cuenta, no obstante, criterios de localización no favoreciendo su instalación en zonas con problemas de contaminación.

5. Los valores límite de emisión propuestos se consideran muy estrictos. Los plazos en cambio para el cumplimiento de los valores adecuado (2025 para instalaciones entre 5 y 50 Mw y 2030 para las de menos de 5 Mw).

6. Diferenciar los límites impuestos y frecuencias de control de las instalaciones en tres tramos: 1-5, 5-20 y mayor de 20, con control anual para las mayores de 20 MW, cada tres años para las de 5-20 MW y cada cinco años para las de 1-5 Mw.

7. Se considera positivo el cambio en la nueva propuesta de Directiva relativo a que en zonas con mala calidad del aire los límites de emisión más estrictos sean orientativos.

8. Otro cambio de la nueva propuesta de directiva que se considera positivo es dar la oportunidad a los EEMM que tengan legislación sobre este tema para se pueda unificar en un solo permiso o registro el contenido de la legislación nacional y el contenido de la Directiva, evitando de este modo duplicar trámites.

9. Sería relevante reducir las cargas administrativas si se pudiera hacer un registro o autorización global para todas las instalaciones de combustión medianas que se ubiquen en una misma planta en lugar de un registro o autorización independiente para cada instalación de combustión mediana.

En cuanto a la Directiva de reducción de emisiones, la posición de las Comunidades Autónomas es la siguiente:

1. Los niveles exigidos de reducción tienen que ser asumibles, aceptados y ajustados a las posibilidades tecnológicas aplicables con criterios económicos viables.

2. Los estados miembros deben elaborar Programas Nacionales de Lucha contra la Contaminación Atmosférica (PNLCA) para el cumplimiento de los objetivos de reducción fijados, sugiriendo medidas concretas a llevar a cabo en la reducción de NH3 (sector agroganadero).

3. Se reitera que la Directiva debe articular y concretar los fondos económicos que permitan lograr los objetivos de reducción, y especialmente del NH3.

4. La Directiva establece obligaciones de seguimiento de los impactos de la contaminación atmosférica (como monitorización sobre los ecosistemas) y obligaciones de notificación a la Comisión. Se propone periodicidad de 4 años en lugar de los 2 señalados en la propuesta de Directiva.

5. Se incide en la necesidad de una financiación “ad hoc” para poder hacer frente a estas obligaciones.

6. Se considera fundamental el compromiso conjunto de las Administraciones implicadas, pero también una coordinación efectiva entre los distintos departamentos que, además de medio ambiente, han de asumir responsabilidades y actuaciones para la contribución de los objetivos de la Directiva. Fomentar coordinación inter e intra administraciones.

Comentarios