El operativo de prevención y extinción de incendios forestales se mantiene con más de 1.200 efectivos

cuadrillas de retenes de incendios

La campaña de prevención y extinción de incendios forestales ya está en marcha. Aragón cuenta con más de 1200 efectivos distribuidos en todo el territorio para acometer las tareas de extinción que en cada momento se precisen. Durante la presentación de la campaña de 2014, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón aseguraba que se va a emplear la máxima fuerza en el primer ataque para que contribuya a la pronta extinción de un incendio, y evitar su propagación. En lo que va de año, la provincia de Huesca ha sufrido 38 incendios.

 

Es la situación meteorológica, por el mayor o menor riesgo de incendios que conlleva, lo que hace planificar de un modo u otro el operativo de prevención y extinción. Por ello, dadas las circunstancias especiales que se vivieron en la segunda quincena del mes de mayo, se tomó la decisión de adelantar quince días el periodo de máximo riesgo de incendios. De este modo, se ha adelantado la tradicional fecha de activación de la FASE III (máxima activación de medios) del 16 de junio al 1 de junio.

 

Y es que la Comunidad Autónoma de Aragón sufre unas condiciones de sequía acumulada que sitúan el nivel de riesgo de incendios forestales por encima de los niveles medios habituales, siendo ésta una situación especialmente preocupante en la mitad sur de la comunidad autónoma: Sistema Ibérico Zaragozano y Turolense.

 

Con todo ello, las precipitaciones acumuladas, más escasas en la sur de Aragón en estos últimos meses, las temperaturas que, con carácter general, han sido de en torno a unos 3 grados por encima de la media, y el estado del combustible forestal cuyo nivel de humedad ha sido también inferior en Teruel, hacen que este año sea mayor el riesgo de incendios que en 2013.

 

En este escenario, cobra una especial relevancia la colaboración ciudadana a la hora de avisar de las incidencias e incendios forestales que se produzcan, y sobre todo, para no realizar actividades que puedan generar riesgo de ignición.

 

Así, Aragón continúa realizando un importantísimo esfuerzo preventivo y en materia de extinción de incendios forestales, con un despliegue de personas, unidades y equipos igual que en ejercicios precedentes. Loboón aseguraba que se trata de un operativo que no se ha sometido a ningún recorte presupuestario, pese a la situación financiera actual, manteniéndose en toda su extensión desde que se incrementó al producirse el incendio de Castanesa. El Gobierno de Aragón la considera una prioridad absoluta.

 

El operativo se compone por las 62 cuadrillas terrestres, las 8 cuadrillas helitransportadas, en las que se ven implicadas 860 personas, 9 medios aéreos, 39 vehículos autobomba, 80 puestos fijos de vigilancia, y 327 APNs que juegan un papel decisivo en los primeros momentos como directores de extinción, entre otros efectivos. Hay que contar, además, con los medios que el Ministerio dispone para reforzar el operativo en la época estival de mayor riesgo. Este año se cuenta con 1 helicóptero bombardero Kamov con base en Plasencia del Monte, 1 Brigada de Refuerzo en Daroca, 2 aviones anfibios y una unidad móvil de meteorología y comunicaciones.

 

Con todos los datos sobre la mesa, las labores de prevención, son una de las líneas fundamentales de trabajo, ya que la prevención se convierte en una de las estrategias claves de la actividad del departamento, que se aborda actuando directamente sobre el combustible forestal, con los trabajos del operativo de mantenimiento y apertura de áreas cortafuegos y con la realización de tratamientos silvícolas. Este año se espera trabajar en un total de 2.467 hectáreas.

 

Hasta el 31 de mayo de 2014 se han producido en Aragón 212 incendios, que han afectado a 240 ha forestales, 39 de ellas arboladas. Si estos datos se comparan con los relativos al año 2013, se observa que en 2014 el número de incendios ha aumentado en un 66% y la superficie afectada en un 28%. De los 212 siniestros, 38 correspondieron a la provincia de Huesca, 113 a Zaragoza y 61 a Teruel.

 

Respecto a los datos de causalidad en un 60% de los casos, el incendio ha sido ocasionado por una negligencia o accidente, destacando aquellos derivados de quemas agrícolas, que han supuesto el 71 % de las negligencias.

 

Una de las piezas clave de la dirección general de Gestión Forestal se sustenta en la propia gestión forestal. Materia que abarca cinco grandes líneas de actuación, tal y como ha destacado el consejero Lobón, y que pasan por la simplificación legislativa, los cambios administrativos, la política de aprovechamientos forestales, la certificación forestal y los planes de ordenación del monte.

 

En materia de aprovechamientos forestales, Modesto Lobón, ha informado que se han realizado 12.000 aprovechamientos desde que comenzó la presente legislatura, lo que ha conseguido movilizar entre 30 y 35 millones de euros. Hay que destacar, de todos ellos, la extracción de 410 toneladas de madera, lo que ha permitido crear 333 puestos de trabajo en Aragón. El 60 por ciento de esta madera va destinada a la biomasa, recalcaba el consejero.

 

Hay que recordar, además, que se ha pasado de un 5 a un 9,1 por ciento de superficie forestal ordenada gracias a los distintos planes de gestión del monte que se han llevado a cabo. Y hasta 57.000 hectáreas de monte cuentan con una certificación forestal, que implica tener una garantía de gestión forestal sostenible como elemento diferenciador  y sello de calidad del monte. De todas ellas, se han certificado 7000 en la provincia de Teruel, 6.500 en Zaragoza y el resto en la provincia de Huesca.

 

Comentarios