El Foro de la Trenza de Tolosana debatía sobre un producto que está en alza

trenza tolosana

La relación entre la gastronomía, las redes sociales y el turismo se ha analizado este sábado en las dos mesas redondas del I Foro de la Trenza organizado por Pastelería Tolosana. Una relación, en el primer caso, que los ponentes han considerado muy natural en España, donde la acción de comer tiene un carácter altamente social.

Esa podría ser una de las razones de que existan decenas de miles de blogs y sitios web dedicados a la cocina y de que, por otra parte, sea necesario identificar aquellos que prestan un verdadero servicio a los usuarios.

La honestidad y la credibilidad tienen que ser la seña de identidad de cualquier bloguero y el rasero por el que han de medirlos los productores agroalimentarios y los profesionales de la gastronomía, según han indicado los expertos convocados, para quienes la forma de identificar a un buen profesional de la comunicación en Internet es por el tipo de peticiones que hace: “nunca pedirá productos ni ofrecerá espacios en su sitio a cambio de los mismos”.

En general, los blogueros, como muchos periodistas, se limitan a escribir de aquello que les gusta, ignorando lo que no les satisface, pero “sin arruinar negocios y vidas” con una información negativa, según han señalado.

Turismo dulce. Las rutas gastronómicas, por otro lado, se han revelado como una eficaz herramienta de promoción de las propias pastelerías y de las ciudades y los territorios donde están se asientan.

En este sentido, se ha señalado a la de Huesca, puesta en marcha hace 17 años, como un ejemplo que ha sido seguido por muchas otras ciudades españolas y que ha recibido premios por su excelencia.

La pastelería artesana, de acuerdo con los ponentes, tiene un gran futuro. Se trata de un tipo de actividad que, por un lado, se está decantando claramente por la calidad sin que ello tenga una repercusión significativa en el precio; por otro, está recuperando y actualizando elaboraciones tradicionales que son muy demandadas por el público y que en algunos casos habían caído en el olvido.

La colaboración público-privada se ha señalado como fundamental para la vinculación del turismo y la gastronomía, al tiempo que los propios productores han admitido que muchas veces son ellos mismos los que frenan iniciativas de la Administración con su pasividad.

La mesa también ha puesto de manifiesto la importancia creciente del dulce como recuerdo turístico y de las pastelerías, que muchas veces son casas con solera y mucha historia, también como reclamo turístico-cultural.

El Foro ha terminado con una cata maridada de trenzas con distintos vinos, cavas y licores de diversas procedencias y la entrega de premios del con curso “Recetas de la Trenza”.

Comentarios