El Justicia considera que la Cartuja se puede arreglar poco a poco

Justicia de Aragón Fernando García Vicente

El Justicia de Aragón ha recibido varias quejas relacionadas con el monasterio de la Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes y su lamentable estado de conservación, reflejo de la preocupación vecinal existente. Ya ha pasado un año desde que sugirió al Gobierno de Aragón que estudiara la posibilidad de hacerse con la titularidad del monumento monegrino y tras la negativa, Fernando García Vicente, considera que la administración debería al menos hacer pequeñas obras para que no se deteriore más.

Audio sin título

El Justicia cree que esto se conseguirá porque no supone mucho dinero y es razonable, teniendo en cuenta el valor patrimonial que tiene un monasterio como éste.

Este martes el Justicia trasladaba su oficina móvil a Sariñena, una iniciativa que sirve para recibir personalmente a los interesados en plantear una queja o consulta, y que ya puso en marcha en 2010. Es la segunda vez que se instala en Los Monegros, donde en 2012 recibió 28, 18 en 2013 y este año ya lleva 31 sumando las de esta jornada.

Aseguraba en Radio Sariñena que le llamaba la atención la ausencia de quejas relacionadas con educación o sanidad, siendo dos temas clave que le ocupan en ciudades como Zaragoza. Sin embargo, sí que comentaba su reciente reunión con representantes y padres de Tardienta, quejosos por la supresión del primer ciclo de ESO en la población. Cree que para este tema concreto habrá solución.

Por último, destacaba otra queja recibida en su visita a Sariñena, en la que le han trasladado su preocupación por la posible ampliación de las deshidratadoras en la capital monegrina, y las consecuencias que se puede derivar de ello para el medio ambiente y en especial para la salud. Señalaba que estudiará el asunto, aunque a priori valoraba que quizás sería suficiente con la instalación de unos filtros.

En general en la comarca de Los Monegros, según García Vicente, ya no existe tanta problemática acerca de los procesos de concentración parcelaria, que tradicionalmente habían centrado un buen número de quejas presentadas. Valora positivamente el acercamiento y proximidad que se consigue con este tipo de reuniones en todas y cada una de las comarcas.

Comentarios