UAGA denuncia que la UE pretende prohibir la coexistencia de producción ecológica y convencional

La asociación empresarial agraria UAGA-COAG  denuncia que la Unión Europea pretende prohibir la coexistencia de producción ecológica y convencional en una misma explotación, tal y como  recoge la propuesta de Reglamento sobre producción ecológica y etiquetado que la Comisión Europea presentó. El Sector de Agricultura Ecológica de UAGA considera que es una propuesta muy ambiciosa que debe de ser ampliamente debatida, ya que un parte importante de las medidas planteadas podrían suponer un freno al desarrollo de la agricultura y ganadería ecológica.

Sobre la prohibición de producción ecológica y no ecológica en la misma explotación, recuerdan que en nuestro país, más del 50% de las explotaciones son de régimen mixto. También se propone la eliminación de la excepción para el uso de semillas ecológicas. Desde UAGA dicen que, hasta el momento, cuando no existe una variedad de semilla ecológica puntual, se puede hacer uso de una convencional, siempre y cuando no haya sido tratada con productos prohibidos por la normativa ecológica comunitaria.

Se habla incluso de la eliminación de diversas excepciones en ganadería, caso de la avicultura ecológica, en la que se pueden utilizar pollitos de ganadería convencional ante las dificultades para encontrar pollitos de origen ecológico.

UAGA indica que la propuesta de Reglamento no defiende las variedades locales y tradicionales de semillas frente a las patentes impulsadas por empresas multinacionales. Existe peligro real de contaminación por transgénicos en bancos públicos de semillas ante la ausencia de protocolos de seguridad.

Y critican, además, que no se fomenta la compra pública  y colectiva de alimentos ecológicos en colegios y hospitales y otros centros públicos.

 Además, para la organización agraria, la propuesta de Reglamento no avanza en la implementación de la venta directa y los canales cortos para productos ecológicos, una de las líneas estratégicas para impulsar el consumo. En ese sentido, es vital la adaptación de la normativa higiénico-sanitaria para facilitar la transformación artesanal de los productos ecológicos en las explotaciones.

Tampoco se aborda la problemática actual referente a los mataderos;  es necesario el manteniendo de mataderos locales como herramientas para desarrollar un modelo de ganadería ecológica que responda a los intereses de productores, carniceros y consumidores autóctonos. Asimismo, consideramos esencial que se permita la instalación de mataderos en la propia explotación, adaptando la normativa higiénico–sanitaria europea al modelo de pequeña explotación.

Como aspectos positivos, dicen, cabe destacar la posibilidad de certificación en grupo,  una demanda histórica de UAGA por la que se podrían reducir costes. En este tema, existe una honda preocupación respecto al control y certificación de la producción ecológica. Desde UAGA siempre se ha defendido un modelo público de control y certificación que sea homogéneo en todo el territorio. Gracias a la presión ejercida por COAG, el Parlamento Europeo ha votado a favor de que los costes de certificación no recaigan sobre los productores y la certificación sea pública y gratuita. A nivel estatal COAG estima necesario la armonización de  los criterios de control para todas las Comunidades Autónomas.

En los principios generales de este Reglamento se deberían incluir, aseguran desde UAGA, los aspectos sociales y laborales que están implícitos en la producción ecológica. Los principios deberían basarse en un modelo de agricultura ecológica de base social que fije la población en el medio rural, conserve los recursos naturales y que valorice los recursos locales. También sería necesaria la inclusión de determinados productos, tales como propóleos, frutos salvajes y setas.

Comentarios