El jurado popular considera que la acusada de Zaidín fue la causante de la muerte pero no tenía intención de asesinarle

Juicio Zaidín acusada

El jurado popular decidía que la acusada por el caso del hombre fallecido en Zaidín, Rosa María T.S., es culpable de haber causado la muerte de su marido, pero que no tenía intención de asesinarlo. Consideran que la causa de la muerte fueron las heridas sufridas como consecuencia de las cuchilladas. El juicio ha quedado visto para sentencia. La acusación particular pide 25 años, la fiscalía 12, y la defensa la absolución de asesinato, ya que considera que lo que hubo fue un delito de lesiones.

Después de cinco días de juicio, y tras valorar todas las pruebas y testimonios presentados, el jurado popular consideraba que no hubo agresión sexual previa a la acusada, que no hubo forcejeo, que inmovilizó a la víctima, que tenía rencor hacía la víctima por motivos personales, y a su vez, que la acusada estaba mermada de sus capacidades mentales por el trastorno mental o por los fármacos que había ingerido, y que había visto reducida su capacidad de comprender lo que hacía, que la muerte fue por las cuchilladas, pero que no quería matarlo.

A la vista de lo dictaminado por el jurado popular, la fiscalía reducía su petición de condena de 20 a 12 años, lo veía como un homicidio culposo, y no como un asesinato, y consideraba el trastorno mental como un atenuante.

Por su parte la acusación particular mantiene su petición de 25 años de cárcel, a los 20 por asesinato, acusación que también mantiene, pide 5 más por alevosía, ya que la víctima estaba aturdida y atada, y ensañamiento, porque sucedieron los hechos en una finca aislada, sin posibilidad de pedir ayuda por parte de la víctima. Mantiene la petición de que la acusada no pueda residir en Zaidín, que no tenga contacto con los hijos, e indemnizar a cada hijo con 120.000 euros, así como pagar las costas de la convalecencia de la víctima, que estuvo varios meses en un hospital hasta que falleció, y pagar las costas del juicio.

La defensa ha destacado lo expuesto por el jurado popular, de que no tenía intención de matar a su marido, por lo que pide la absolución por la acusación de asesinato, y que hay un delito por lesiones, que no pretendían acabar con su vida, y cuya muerte fue muy posterior a los hechos. Piden que el trastorno mental sea un eximente de lo que hizo, la confesión de los hechos un atenuante, y que aunque tardó, fue ella la que llamo a los servicios de emergencia.

La acusada salía de la Audiencia Provincial de Huesca criticando que su caso lo hubiese llevado un jurado popular, y consideraba que le habían arruinado la vida. Fuentes cercanas a la familia de la víctima aseguraban tener una mezcla de tristeza por el recuerdo de su familiar fallecido, y de alegría por que la consideren culpable de la muerte.

Comentarios