Se cumple un año de las inundaciones en el Valle de Benasque

Los días 17 y 18 de 2013, el Valle de Benasque sufrió uno de los peores sucesos que han tenido lugar en la zona. Las fuertes lluvias sumadas al deshielo hicieron que diferentes barrancos y el río Ésera se desbordasen afectando a numerosas infraestructuras, entre ellas, carreteras, redes de abastecimiento de agua, viviendas o zonas polideportivas.

Un año después, y aunque el trabajo no ha cesado, aún quedan cosas por hacer. En los últimos 12 meses se han invertido más de 10 millones de euros provenientes de diferentes administraciones como el Gobierno de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro o la Diputación Provincial de Huesca. El cauce del río, las redes de abastecimiento de agua, las carreteras y el camping de Castejón de Sos fueron las infraestructuras más perjudicadas.

Las primeras horas fueron muy complicadas. Hubo que evacuar entorno a 300 personas y la gran cantidad de agua que llevaba el río no permitía evaluar los daños.

Se vieron afectados los municipios de Benasque, Sahún, Villanova, Sesué y Castetejón de Sos, también Graus, donde hubo problemas con la potabilizadora.

Por suerte no hubo que lamentar daños personales pero, además de que el agua afectase a numerosas infraestructuras de la zona, el turismo se vio resentido de forma inmediata. Por ello se lanzó una fuerte campaña publicitaria para dar una imagen de normalidad a la que se sumó la Casa real. La reina Doña Sofía visitó la zona para lanzar un mensaje de tranquilidad. A esta iniciativa se unieron también los periodistas de esta casa, entre ellos, Pepa Bueno que dejó un mensaje muy claro “Hay que ir al Valle de Benasque”.

Se trata de la primera riada del siglo XXI pero cabe recordar que en el siglo pasado, tuvieron lugar otras tres de parecida magnitud.

Comentarios