La llegada de la LOMCE en septiembre preocupa a la comunidad educativa oscense

La entrada en vigor de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa el próximo curso 2014-2015 presenta una serie de modificaciones que afectará tanto al profesorado, como a los alumnos y a sus familias. La especialización de los centros de secundaria, la disminución de las becas, la implantación de nuevas evaluaciones o la perdida de participación democrática en los centros y Consejos Escolares son solo algunas de las 16 reivindicaciones propuestas por la Plataforma por la Escuela Pública de Huesca.

Uno de los puntos que más incertidumbre genera entre los integrantes de este colectivo es la especialización de los centros de secundaria. Si bien en la actualidad los alumnos de Bachiller y FP pueden elegir entre los distintos itinerarios de sociales, humanidades, tecnología o de la salud que oferta un mismo centro, con la llegada de la LOMCE, cada instituto impartirá únicamente una especialidad.

Otra de las cuestiones que pone en alerta a los miembros de la plataforma es el aumento de poder por parte del equipo directivo frente a los restantes miembros de la comunidad académica. Contrariamente a lo que ocurre en estos momentos, con la implantación de la LOMCE será el director de cada centro educativo el que escoja al profesorado “a dedo”. Los miembros de la plataforma temen que este cambio favorezca la creación de “centros ideológicos”.

Además de la prueba de Selectividad, los alumnos tendrán que enfrentarse a nuevas evaluaciones al final de cada ciclo. Un requisito, que según los representantes de la Plataforma por Escuela Pública, fomentará la competitividad entre los centros educativos al crearse un ranking, al tiempo que denuncian, “arrebata al profesorado su criterio evaluador”.

Para hacer frente a este abanico de afecciones que interfieren directamente, según los responsables de la plataforma, en la formación académica de los escolares en todos los niveles, estos prevén continuar con las movilizaciones, además de reclamar como “imprescindible” un pacto de estado que siente un consenso definitivo independientemente del partido político que gobierne.

Comentarios