Este verano, 50 niños Saharauis disfrutarán de sus "Vacaciones en Paz" en el altoaragón

Como cada año por estas fechas, los habitantes más pequeños de los campamentos de refugiados saharauis ya han comenzado a hacer sus maletas, con lo poco que tienen, para emprender sus vacaciones a España. Será este domingo, en el IES Pirámide cuándo se produzca el emotivo encuentro entre los 50 niños saharauis y las 44 familias oscenses que este año cuidarán de ellos hasta el mes de agosto.

Por segundo año consecutivo, los responsables del proyecto “vacaciones en paz” en Huesca, se han propuesto que ningún niño se pierda la oportunidad de pasar un verano diferente y dejar atrás durante unas semanas el sofocante calor del desierto.

Por ello, de los 50 niños que tomarán ese vuelo chárter, 6 de ellos sufren algún tipo de discapacidad. La colaboración de Aspace y Atades Huesca y la Fundación Benito Ardid hace posible que durante su estancia, estos niños reciban los cuidados necesarios y un diagnostico certero sobre su discapacidad.

Desde la Asociación Alouda, responsable de este proyecto que cuenta con un presupuesto de 18.000 euros, insisten en la importancia de continuar con esta longeva iniciativa ya que “los menores son los mejores embajadores de la causa saharaui”.

Si los beneficios de la atención médica y de alimentación son importantes para todos los niños, lo son más para aquellos que tienen una discapacidad. En ese sentido, algunas de las personas que el año pasado tuvieron la posibilidad de disfrutar del cariño de estos niños saharauis aseguran que “su estancia en el Pirineo les hizo mucho bien de cara a su recuperación”.

Junto a los niños viajarán además tres monitoras saharauis para facilitar las labores de integración. El trabajo que éstos realizan en los campamentos saharauis con los niños es imprescindible. Por ello los responsables de las asociaciones oscenses que trabajan con niños con discapacidad prevén establecer algún programa de formación para que los monitores estén más preparados a la hora de atender las necesidades de los menores.

Comentarios