Ha llegado el gran momento: La Quebrantahuesos

José Luis Rodrigo

Sabiñánigo es durante estos días la capital española del ciclismo. Participantes, acompañantes, organizadores y voluntarios conforman una gran montaña de ilusiones que arrancarán este sábado a las siete y media de la mañana con el pistoletazo de salida de una prueba cicloturista que se ha convertido en un referente mundial. Entre 25.000 y 30.000 personas entre corredores, visitantes, acompañantes, patrocinadores y seguidores se dan cita en la localidad Alto Aragón.

El impacto económico, sin ser una cifra exacta, se estima según han indicado sus promotores en alguna ocasión esta rondando el 1,5 millones de euros. De marzo a septiembre esta ruta de convierte en un rosario de ciclistas cada vez. El día clave este sábado.

Los participantes llegan con distintas ideas. Unos con la de ganar, otros con la de participar y otros mejorar su tiempo. Cada uno de ellos es una historia distinta. 24 ediciones en este 2014 con calor, lluvia, frío, viento.. es el Tour de los cicloturistas.

Quedan unas horas para dar la salida y los nervios están a flor de piel. ¿Que ropa me pongo? , ¿que tiempo hará?(bueno este año), ¿con quién cenamos,? ¿a qué hora nos levantamos?, ¿donde aparcamos?, ¿en qué cajón estamos?, ¿que me llevo para comer?, ¿donde voy a parar?..., no olvidarme de las zapatillas, del casco…son tantas cosas.

Cinco de la mañana, suenan miles de despertadores. Amanece y con las primeras luces de la jornada se ponen en movimiento 27 millones de euros en bicicletas, cerca de 2 millones de km recorridos desde el uno de enero, toneladas de fruta, miles de litros de líquidos, de plátanos, toneladas de hielo, miles camisetas , más de 10.000 maillots, señales preparadas, cientos de voluntarios, cientos de coches en movimiento....cientos de personas aglomerándose en la calle...

¿Qué pasa? Que a las 7,30 de la mañana arranca la Quebrantahuesos. El mayor acontecimiento deportivo-social de Aragón y el más importante de España, el “Jerez de las bicicletas”.

Han pasado veinticuatro años desde la primera edición que reunió a cerca de 300 participantes. En España se ha convertido, primero, en un referente envidia de muchos y, segundo, en una droga deportiva que circula por miles de personas y que tiene una cura: hacer 205 km; en Sabiñanigo ha sido un veneno.

Una prueba que es un gran orgullo. No obstante ha y que apuntar alguna cosa más.

En lo organizativo la sala de máquinas hay que seguir engrasándola como la cadena de la bici. La Peña Ciclista Edelweiss hizo la QH en solitario muchos años, ahora la hace con Octagón y lo hacen en Tamdem. El tema es quién pilota. Hay muchas opiniones e intereses que casar. La QH es como la misma bici, todos los componentes son imprescindibles y sin ellos es imposible rodar. De vez en cuando, como en la bici, hay que renovar algunos componentes. Lo que esta claro es que alguno que se intentó renovar se ha tenido que echar marcha atrás y volverlo a utilizar, ya que el nuevo no engrana bien.

Ya puedes tener una bici de 7.000 euros que si se rompe, simplemente la cadena, te paras. Si se rompe la sirga del cambio se produce un problema grave ya que no puedes mover el piñón de corona. Si fallan los voluntarios, por citar un ejemplo, no hay QH. La QH sin Sabiñánigo no es posible. Que no se le olvide a nadie.

También es cierto que en esta vida conseguir dar gusto a todos (alcaldes, empresarios, patrocinadores.....) resulta algo más que complicado. La QH seguirá latiendo y triunfando mientras quieran los Franceses y siga latiendo el espíritu "Yo soy Quebrantahuesos".

Comentarios