Los técnicos de Hacienda tildan de regresiva e insuficiente la reforma del IRPF

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, denuncian que la progresividad es la ‘gran perjudicada’ de esta reforma fiscal al simplificar de siete a cinco los tramos actuales el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Creen que esta medida, junto con la reducción de los tipos marginales, afecta negativamente a este principio constitucional porque los principales beneficiarios de la reforma no sumarán más de 73.000 contribuyentes -los que ingresan más de 150.000 euros anuales- que suponen en torno al 0,3% del total de declarantes, según los datos de la propia Agencia Tributaria.

Sin embargo, los 11,5 millones de trabajadores y pensionistas que ganan menos de 11.200 euros anuales no se verán afectados por la rebaja fiscal propuesta por el Gobierno, ya que actualmente no tributan. El secretario general de Gestha, José María Mollinedo asegura que, el Gobierno, al no bajar otros impuestos que soportan los ciudadanos, como el IVA o los impuestos sobre los Hidrocarburos o la Electricidad, no puede afirmar con la rotundidad que lo hace que la presión fiscal haya bajado para todos. Asegura que tampoco se puede hablar de una reforma integral del sistema fiscal, sino sólo parcial.

De hecho, la rebaja en el primer tramo de la escala del IRPF y el aumento de las cuantías de los mínimos personales y familiares afectan a todos los contribuyentes por igual, por lo que los 8,8 millones de ciudadanos que cobran entre 12.450 y 33.000 euros amortiguarán el impacto de la rebaja fiscal de las grandes fortunas, puesto que sus tipos aumentan entre 0,25 y 1 punto sobre la tarifa vigente, de manera que serán las cargas familiares de cada uno las que determinen si hay subida o bajada de impuestos en este tramo.

Por otro lado, los Técnicos consideran que comparar los efectos de esta nueva reforma con la tributación de 2011 tiene “trampa” y lleva a equívoco a la ciudadanía, ya que tapa la mayor bajada para las rentas más altas y por tanto una merma de la progresividad respecto a la situación actual.

Por otro lado, según Mollinedo, el Gobierno no precisa con claridad cómo se financiará la caída de ingresos por la rebaja del IRPF, por lo que, teniendo en cuenta el impacto económico de la medida, es posible que se compense con otras fórmulas como el copago o la privatización parcial de entes públicos como AENA, que reportará unos 2.500 millones de euros.

En este sentido, los técnicos señalan que el Gobierno ha explicado una rebaja impositiva, pero no ha dicho cómo piensa rebajar el déficit desde el 5,5% previsto para 2014 al 4,2% en 2015 y 2,8% en 2016, bajando los Impuestos de la Renta y de Sociedades, sin anunciar que sube otros impuestos, ni que reduce gastos por importe de 13.300 millones en 2015 y otros 14.400 millones en 2016.

Comentarios