Agua, fuego, leyendas y encantarías en la noche más corta en la Ribagorza

La noche de San Juan es noche de hechizos y sortilegios, de ritos, de personajes fantásticos, de brujas y encantarías, de fuego y agua, pero es, sobre todo, una noche mágica, llena de tradiciones, especialmente, en el mundo rural donde todavía se conservan costumbres como la de encender hoguera o sanjuanarse para despedir a los malos espíritus.

La comarca de la Ribagorza es un territorio rico en creencias y tradiciones, muchas de ellas vinculadas a la noche de San Juan. Desde el fuego de las fallas de Sahún, Bonansa o Montanuy, hasta las hogueras que se prenden en otros municipios para dar protección a los lugares hasta el próximo solsticio de verano.

A pesar de la importancia del fuego, en la noche más corta del año, también el agua protagoniza uno de los ritos más destacados, el de sanjunarse bebiendo agua de una fuente, bañándose en un río o aprovechando la humedad del rocío.

En Graus, la costumbre era beber agua de siete fuentes distintas para prevenir enfriamientos, y lavarse brazos, manos y cara para evitar enfermedades de la piel. El recorrido se tenía que hacer a partir de sonar las 12 campanadas y antes de que saliera el sol.

Y la de San Juan también es una noche para escuchar y contar leyendas e historias de seres mágicos, como la relativa a la trágica muerte del barón de Espés, de la que existen dos versiones, una plasmada en coplas, que recogen lo que los duendes y las brujas del Turbón susurraban al barón , una y otra vez, al paso de éste por Obarra: “señor de Espés, señor de Espés, si vas a Obarra, a Espés no volverás más”.

Cuenta la leyenda que fue atacado y muerto por los propios perros que llevaba.

La otra versión cuenta que el barón se disponía a marchar a Obarra en una noche de tormenta y que las encantarías le dijeron “Barón de Espés a Obarra vas pero no tornarás”. Y así fue, Se cree que tenía la intención de robar el tesoro del monasterio. Hay quienes cuentan que murió arrastrado por el río. Era la noche de San Juan.

Comentarios