El manual sobre "Las especies exóticas invasoras en Aragón" busca alertar sobre la problemática

La presencia de mejillón cebra en el embalse de La Sotonera, la aparición del lilo de verano o arbusto de las mariposas en los ríos y taludes del Pirineo en municipios como Ansó, Búbal o Biescas o el crecimiento de la falsa acacia en la vía del ferrocarril de Canfranc son solo alguno de los ejemplos del avance de especies exóticas invasoras en la provincia altoaragonesa. Alrededor de cien casos de fauna y flora invasora se recogen en un manual divulgativo editado con las ayudas a la edición del Premio Félix de Azara, que tiene por objeto difundir el medio ambiente oscense a través de su naturalista más insigne.

La globalización, el creciente trasiego mundial de personas y mercancías y el uso frecuente de especies exóticas para adornar nuestras vidas, son algunos de las causas que explican el aumento especies exóticas invasoras. Las consecuencias nefastas que este fenómeno tiene en el ámbito medio ambiental, económico y social requieren una prevención temprana para aminorar su propagación.

Teniendo en cuenta que la presencia de especies exóticas invasoras constituyen la segunda causa de pérdida de biodiversidad después de la destrucción de hábitats, los autores de la publicación dedican uno de los siete capítulos a sensibilizar al público en general y a las entidades y profesionales del ámbito medio ambiental para frenar el avance de estas especies.

Comprar un animal de compañía exótico en tiendas especializadas o no abandonarlo nunca en la naturaleza son algunas de las recomendaciones que se recogen.

El libro “Las especies exóticas invasoras en Aragón”, del cual se han editado 1.200 ejemplares, pretende convertirse en una herramienta útil que permita reconocer la presencia de esas especies que se encuentran fura de su área natural de distribución (exóticas) al tiempo que prolifera de forma importante (invasoras) suponiendo un riesgo, por ejemplo, para la desaparición de especies autóctonas.

Comentarios