La Denominación de Origen Somontano rechaza la Ley de Prevención de Bebidas Alcohólicas

El sector vitivinícola nacional está muy ”preocupado y puede ser el estoque definitivo” por las afecciones directas y las consecuencias negativas que tiene el borrador del anteproyecto de Ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas que está preparando el Gobierno. Así lo afirma el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano, Mariano Beroz, quien rechaza este borrador.

Esta normativa que se está diseñando, equipararía al vino con bebidas destiladas que tienen una alta graduación. Con esta nueva Ley el sector vitivinícola tendría las mismas restricciones que la ginebra o el whiski en aspectos como la difusión publicitaria y la promoción.

Beroz avanza que con este borrador otros peligros amenazan como la subida de impuestos que perjudicaría de manera importante al sector que está atravesando por una crisis importante.

El presidente de la Denominación de Origen Somontano explica que “España es un país productor y que el vino está en la dieta mediterránea apoyado por informes médicos de lo saludable que es, siempre consumido con moderación. Nadie entiende la gastronomía española con una copa de vino y evidentemente que estamos de acuerdo en educar”.

Desde la Conferencia Española de Consejos Reguladores se plantean propuestas como desactivar la iniciativa porque si se pretende hacer algo, el enfoque es incorrecto. Se demanda la exclusión del vino por su definición alimenticia en el artículo 4 de la Ley de la Viña y del Vino de 2003. Se pide la exclusión expresa del vino en la definición de bebidas alcohólicas.

El consumo de vino está regulado desde 2003 por la Ley de la Viña y el Vino, que define esta bebida como un alimento y reconoce la posibilidad de promocionar el consumo moderado en el ámbito de la dieta mediterránea.

Comentarios