Los técnicos de Hacienda estiman que el ahorro medio por la rebaja fiscal del IRPF apenas será de 170 euros

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) estiman que el ahorro medio de la rebaja del IRPF apenas será de 170 euros anuales por contribuyente, como resultado de aplicar el coste de la reforma entre los 19,3 millones de declarantes y los 8,5 millones de pensionistas y trabajadores que no presentan declaración por no estar obligados. Además, Gestha señala que, teniendo en cuenta el coste de 4.800 millones de euros de la medida, su impacto sobre la recaudación anual del IRPF será del 6,8%, tomando como referencia los casi 70.000 millones de euros recaudados en 2013 por este impuesto.

Por tanto, en su opinión, estos datos evidencian que las medidas adoptadas por el Ejecutivo en grandes impuestos como el IRPF son más bien “retoques puntuales” y no una auténtica reforma completa del sistema tributario español para garantizar los principios de suficiencia y equidad, lo que también permitiría el cumplimiento del objetivo de déficit, que Bruselas ya ha avanzado que no está asegurado con las medidas aprobadas por el Gobierno.

Gestha también recuerda que la progresividad es la gran perjudicada de esta reforma al simplificar de siete a cinco los tramos actuales del IRPF, ya que los principales beneficiarios de la reforma no sumarán más de 73.000 contribuyentes -los que ingresan más de 150.000 euros anuales- que suponen en torno al 0,3% del total de declarantes, según los datos de la propia Agencia Tributaria.

Este perjuicio a la progresividad se plasma asimismo en el tratamiento que tendrán las inversiones especulativas con la nueva reforma, que pasan a formar parte de las rentas del ahorro en lugar de la escala general (una medida que aprobó en su día el PP y que Gestha valoró positivamente), por lo que su carga fiscal será menor, con los efectos negativos que conlleva para la equidad.

Al entrar en el detalle de la reforma, Gestha ve con buenos ojos el fin de las ganancias patrimoniales que se producían en la dación de una vivienda habitual en pago de deudas, aunque reclama al Gobierno que anticipe un año la entrada en vigor de forma retroactiva al 1 de enero de 2014, para que no se les exija pagar impuestos a quienes están siendo desahuciados este año. También considera que la rebaja hasta 8.000 euros en la aportación máxima de los planes de pensiones es un pequeño paso para reducir tímidamente la regresividad de la desgravación que utilizan con mayor intensidad las personas con mayores ingresos. De hecho, esta rebaja apenas va a afectar “de media” a los 3.384 personas que declaran ganar más de 600.000 euros.

Los Técnicos de Hacienda señalan que restringir la estimación por módulos a los empresarios que vendan menos de 150.000 euros al año y destinen más de la mitad de sus ventas al consumidor final cumple el principio constitucional de contribuir conforme a la capacidad económica real, lo cual es más justo que tributar conforme a unos índices que marca el Gobierno obtengan más o menos beneficios o pérdidas, aunque Gestha no entiende por qué la medida no puede entrar en vigor en 2015.

En cambio, la entrada en vigor en julio de la reducción de la rebaja de retenciones a profesionales que ganen menos de 12.000 euros brutos anuales es engañosa porque, al no modificarse la tarifa en 2014, en el segundo semestre de este ejercicio se les retendrá menos, lo que provocará que en la declaración de la Renta de junio del próximo año tendrán que ingresar más u obtendrán una menor devolución.

Contrariamente a lo que puede parecer, los Técnicos de Hacienda ven un nuevo apoyo gubernamental a la banca al mantener su tributación en el 30%, incluso a pesar de que es superior a la del resto de sociedades.

Por otra parte, destacan que la supresión del límite temporal de 18 años para deducir las bases imponibles negativas, al margen de beneficiar a las grandes empresas, supone el fin del riesgo para el Estado por la concesión del aval de 30.000 millones de euros concedido a la banca por los créditos fiscales, y que Europa estudia que deben incluirse en el cómputo del endeudamiento público. No obstante, Gestha propone que se debería elevar el tipo nominal hasta el 35%, para grandes corporaciones empresariales a partir de un millón de euros anuales en beneficios para elevar la carga del impuesto que es de solo un 3,5% sobre el resultado contable.

Igualmente, consideran que el cambio en la Regla de localización del IVA de los servicios de telecomunicaciones, de radiodifusión y televisión y de las prestaciones de servicios efectuadas por vía electrónica para que estas operaciones tributen en la sede del cliente supone un paso en la buena dirección, con el que se logrará reducir la elusión de las grandes compañías, y que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2015.

Comentarios