Las asociaciones de drogodependencia, preocupadas por la reforma del Código penal

En el Día Internacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas, la UNAD, Unión de asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente, entre las que se encuentra Cruz Blanca en Huesca, han querido expresar su “profunda preocupación ante la inminente reforma del Código Penal, ya que resulta perjudicial para las personas que tienen problemas de adicciones”, aseguran. Hablan de un efecto adverso del endurecimiento de penas en delitos patrimoniales o de la oportunidad de introducir las ludopatías y otras adicciones sin sustancia en el catálogo de circunstancias atenuantes y eximentes.

UNAD considera que la Administración debe proponer medidas alternativas a la prisión para las personas drogodependientes, apoyarlas en su rehabilitación y así evitar un mayor riesgo de exclusión social.

También han querido pedir públicamente al Gobierno y a todos los grupos del arco parlamentario “que atiendan a la experiencia acumulada de la red durante más de 20 años”.

La red UNAD ha elaborado una serie de propuestas destinadas a mejorar la actual redacción, basadas en cinco aspectos:

1. Delitos patrimoniales, robos y hurtos.

UNAD pide que no se endurezca el castigo para los delitos patrimoniales, como robos y hurtos ya que éstos no han crecido en los últimos tiempos. Considera, que aumentar el castigo a las personas con problemas de adicciones por estos delitos sólo contribuirá a dificultarles el acceso a terapias alternativas a la cárcel.

2. Regulación de elementos clave para la recuperación de las personas drogodependientes.

UNAD entiende que las penas y medidas alternativas a la prisión, están dando buenos resultados, por ello el Código Penal no necesita modificaciones que vengan a restringir la normativa vigente, que permite, entre otros, la suspensión de la pena para personas drogodependientes que han finalizado con éxito el proceso y se han rehabilitado. Por el contrario, lo ideal sería que se flexibilizaran las medidas ya existentes y se incorporaran otras que son bien conocidas en países de nuestro entorno y acumulan buenos resultados.

3. La nueva regulación de las medidas de seguridad.

Extender medidas de seguridad posteriores al cumplimiento de una pena para evitar la comisión de un posible y futuro delito es un retroceso. Una medida que no respeta los derechos y garantías de las personas.

Además, entendemos que internar a una persona en un centro de deshabituación no debe exceder el plazo de 2 años, con una posible prórroga de 12 meses más, en caso de ser estrictamente necesario.

4. Eximentes y atenuantes de la responsabilidad criminal.

UNAD, considera que este es el momento adecuado para introducir las ludopatías y otras adicciones sin sustancia en el catálogo de circunstancias atenuantes y eximentes.

5. Mediación en el ámbito penal.

Por último, la red UNAD valora de forma muy positiva que se introduzca la figura de la mediación y solicita que se implante como circunstancia atenuante, junto a la de reparación del daño.

Como principal red asociativa europea dedicada a la atención de los problemas de adicciones con implantación en todo el Estado, UNAD está vinculada a la realidad cotidiana del consumo de drogas y conoce bien las necesidades actuales de las personas afectadas. Por ello,  reclama que se escuche y tenga en cuenta su opinión a la hora de encontrar soluciones eficaces.

La red UNAD apuesta por la prevención y una actuación educativa dirigida especialmente a la infancia y adolescencia, que les advierta no sólo acerca de las sustancias prohibidas, sino también del alcohol, cuyos efectos sobre la salud pueden ser igual de nocivos.

Comentarios