50 niños inmigrantes viven un verano diferente con las colonias urbanas de Caritas

niños colonias urbanas Cáritas

El final del curso escolar es sinónimo de vacaciones para los más pequeños de la casa. Aún así, hay algunos que siguen teniendo una agenda muy apretada en las mañanas de verano. Es el caso de los 50 niños de distintas edades y nacionalidades que participan en las colonias urbanas impulsadas desde Caritas Huesca. Hasta el próximo 25 de julio, gymkanas, juegos en la piscina, excursiones a lugares de la provincia o tiempo para el apoyo escolar permitirán que estos niños tengan la oportunidad de disfrutar de un verano diferente.

Ni cuadros, ni grabados, ni esculturas. Este viernes uno de los grupos de las colonias de verano de Caritas comprobaban de primera mano cómo las ramas, las raíces o el tronco de un árbol pueden convertirse en figuras repletas de arte. A través de un paseo por la exposición de “Arte y Naturaleza. Carneiro y Casás” que podrá visitarse en la Diputación de Huesca hasta el próximo 27 de julio, se han dado cuenta de que el arte no solo se guarda en los museos.

Muchos de estos niños, que van desde los 6 a los 12 años, ya han participado en ediciones anteriores de estas colonias veraniegas de Caritas que ya han cumplido un lustro de recorrido. Los lazos de convivencia que entablan entre ellos y la posibilidad de ocupar su tiempo libre con actividades lúdicas y didácticas son el objetivo central del programa.

El carácter totalmente gratuito y la situación de desempleo que viven algunas familias ha provocado que en los últimos años estas colonias reciban una demanda superior al número de plazas que se ofertan. Este año, alrededor de 10 pequeños se han quedado fuera de este campamento por lo que a los niños beneficiarios se les pide que se comprometan con su asistencia.

Así, un total de 26 monitores, de los cuales, 22 son jóvenes voluntarios, se preocupan de que este verano el parque y sus casas no se conviertan en el único escenario de las vacaciones de estos niños.

Comentarios