UPA, preocupada por las negociaciones Unión Europea-Estados Unidos en materia agroalimentaria

El secretario general del sindicato agrario UPA, José Manuel Roche, se reunía en Bruselas con los representantes de organizaciones agrarias, consumidores y medioambientalistas para analizar el impacto de las negociaciones bilaterales con terceros países, que la Unión Europea está llevando a cabo. Estas negociaciones están generando muchas incertidumbres a los agricultores y consumidores ya que los nuevos retos que se tienen que llevar a cabo pueden afectarles negativamente. Desde la Unión de Pequeños Agricultores

Roche intercambió opiniones sobre la situación de las negociaciones en curso sobre la asociación transatlántica de comercio e inversión, acuerdo Unión Europea-Estados Unidos, subrayando la importancia del sector agrícola  y agroalimentario en términos de empleo y de economía para la Unión Europea. Para Roche estos acuerdos pueden ser muy dañinos para el sector agrario y pueden poner en peligro la seguridad alimentaria ya que las normas en vigor en estos países son totalmente diferentes a las europeas, por lo que Roche plantea la necesidad de tratar todo el conjunto de temas en las negociaciones de manera que se pueda alcanzar un acuerdo global y juguemos todos con las mismas normas de juego.

Según UPA, los Estados Unidos están interesados en aumentar las ventas de sus productos agrícolas, como el trigo y la soja. Las exportaciones de la Unión Europea a los Estados Unidos son, en su mayoría, productos alimenticios con mayor valor añadido, como bebidas alcohólicas, vino, cerveza o alimentos transformados (queso, jamón, chocolate, etc.).

Europa está muy interesada en poder vender a EE.UU. una mayor cantidad de los productos de calidad superior que produce. En este momento, algunos alimentos europeos, como las manzanas y algunos quesos, están prohibidos en el mercado americano, mientras que otros tienen que pagar elevados aranceles: la carne, el 30 %; las bebidas, entre el 22 y el 23 %; y los productos lácteos, hasta el 139 %. La eliminación de estas barreras y de otras ayudará a impulsar las exportaciones bidireccionalmente con el riesgo de que sectores agrícolas españoles como el lácteo, vacuno, frutas, hortalizas y cereales pueden salir muy perjudicados.

Comentarios