Más de una veintena de festivales de música inundan la provincia en verano

La música mueve masas y más en verano. Hace años que instituciones y programadores se dieron cuenta de la rentabilidad social de un evento cultural ligado al nombre de una localidad o incluso al de un producto, y de esta forma los festivales se han convertido en un sello del Altoaragón. En los próximos dos meses se celebran una veintena de festivales por toda la geografía altoaragonesa. Pirineos Sur, el Festival Vino Somontano y Monegros Desert destacan en esta agenda tan apretada.

Nombres como el de Pirineos Sur suenan por toda la geografía española, pero su significado trasciende lo cultural, y es que es el gran ejemplo de cómo un evento puede revitalizar una zona pirenaica sedienta de economía durante el verano. Músicas del mundo y diferentes culturas se dan cita del 11 al 27 de julio en Sallent de Gállego. Paco de Lucía, Enrique Morente, Omara Portuondo, The Wailers, Los Tigres del Norte o Andrés Calamaro forman parte de la historia del festival.

El Monegros Desert cumple 20 años y es uno de los referentes europeos de la electrónica. En dos únicas noches concentra en el desierto a cerca de 40.000 personas, algo de lo que muy pocos festivales pueden presumir.

El Festival Vino Somontano lleva 14 ediciones exportando el nombre de la Denominación de Origen y siendo un referente en el maridaje de música y gastronomía. Por su escenario pasaron nombres como los de Julio Iglesias, Sabina, Serrat, Rocío Jurado, Isabel Pantoja o Joe Cocker entre otros. Los artistas de masas ya no se suben a este escenario pero continúa con su edición número 15 del 31 de julio al 3 de agosto.

La Jacetania es quizás la comarca con la agenda más dispar, llena de festivales de menor envergadura pero con fuerte impacto en la zona y gran tradición. Durante los fines de semana de todo un mes el Festival Internacional Camino de Santiago llena de música antigua diferentes escenarios de la comarca. Jazzetania y Pirineos Classic hacen lo propio en Canfranc, y el Festival de Música y Culturas Pirenaicas (PIR) en Ansó el fin de semana del 5 de julio. Hay que sumar el Jacetania Circus, el Folklórico de los Pirineos (que se celebra cada dos años).

Una cita nueva con el jazz se suma este año en Murillo de Tou. En Ainsa se mantiene, aunque con menor presupuesto, el Festival Castillo de Ainsa y unas 5.000 personas pasan por la cita con las artes escénicas de Graus, Nocte, un número similar al de Clásicos en la Frontera, que durante dos meses recorre pueblos de la Ribagorza y el Somontano.

PolifoniK Sound, Imaginaria, Nowhere, Tocando el cielo en Panticosa o Estoesloquehay, Las noches con más vida, PhotoFest, más los que ya se han celebrado completan una apretada agenda de verano en la provincia. Más de una veintena de nombres propios para los próximos dos meses. Con todo ello, si se aburren, es porque quieren.

Comentarios