La provincia pierde casi 500 habitantes en seis meses, y Aragón 6.365

El Instituto Nacional de Estadística ha dado a conocer las cifras de población a 1 de enero de 2014. La provincia de Huesca, contaba con 223.538 habitantes, 428 menos que seis meses antes, cuando se dieron a conocer las cifras el 1 de julio de 2013, y que se situaban en 223.996. Por lo que se refiere a Aragón, se encuentra prácticamente en los mismos parámetros que España. El año pasado se perdieron 6.365 habitantes, lo que supone un 0,48% menos. La población residente en España se redujo en 220.130 personas, lo que supone un 0,47% durante 2013.

A 1 de enero pasado, vivían en la provincia de Huesca 223.538 personas. De ellos, 113.232 eran hombres, y 110.306 mujeres. De todos ellos, 195.319 son españoles, tanto de la provincia como del resto del país, mientras que 28.219 son extranjeros.

En el Alto Aragón vivían 13.009 ciudadanos de la Unión Europea y 906 del resto de Europa. Además, había 6.751 africanos, 5.125 sudamericanos, 1.608 provenientes de Centro América y Caribe, 602 de Asia, 227 de América del Norte y 39 de Oceanía. En el último año, en la provincia han dejado de vivir 321 españoles, y 107 emigrantes.

El 1 de enero de 2014, vivían en la comunidad autónoma aragonesa 1.331.943 personas, frente a 1.338.308, que lo hacían el 1 de enero de 2013. El crecimiento vegetativo en Aragón, también fue negativo, con 1.700 defunciones más que nacimientos.

Y por lo que se refiere al flujo migratorio hacia el exterior, éste se intensificó a lo largo de 2013. Aragón también presenta un saldo migratorio negativo, ya que se fueron 4.772 personas más que las que llegaron a la comunidad. El saldo migratorio interior, entre comunidades, también fue negativo para Aragón, puesto que se fueron 194 personas.

La Rioja, Cataluña y Castilla y León son las comunidades en las que la pérdida de población fue mayor. Tan sólo aumentó el número de habitantes en las Islas Baleares, Canarias y Melilla.

Un total de 291.041 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en nuestro país, pero 547.890 abandonaron España con destino al extranjero. Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros fueron la rumana, la marroquí y la británica. Y entre los extranjeros que emigraron de España en 2013, las nacionalidades predominantes fueron la rumana y la marroquí, que son, además, las mayoritarias entre la población extranjera residente.

Aunque durante el año 2013, la población residente en España descendió en 220.130 personas, la población de nacionalidad española aumentó en 176.529. Este crecimiento se debió, sobre todo, al proceso de adquisición de nacionalidad española, que afectó a 230.581 personas. Por su parte, la población extranjera se redujo en 396.658 personas (un 7,82%) hasta situarse en 4.676.022, debido al efecto combinado de la emigración y de la adquisición de nacionalidad española.

En España, el descenso de población se produjo en el rango de edades de 15 y 39 años, en 477.851 personas (un 3,1%), y entre los niños menores de 5 años, que se redujeron en 102.358 (un 4,2%). Además, se observa un decrecimiento en el grupo de edad de 75 a 79 años, causado por la llegada a dichas edades de las generaciones más reducidas, nacidas durante la Guerra Civil.

Comentarios