Recomendaciones ante las rebajas de verano

A punto de cumplirse dos años de la reforma legislativa, que hizo posible que la duración del periodo de rebajas sería decidido libremente por cada comerciante, los consumidores siguen hablando de comienzo de rebajas, cuando el 1 de julio las grandes cadenas y centros comerciales cuelgan el cartel de “Rebajas” en sus escaparates. La Unión de consumidores de Aragón, UCA, ha elaborado una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

Los artículos objeto de venta en rebajas deberán haber estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de venta del establecimiento. La duración de cada periodo de rebajas será decidida libremente por cada comerciante. Se considera venta de saldos la de productos cuyo valor de mercado aparezca manifiestamente disminuido a causa del deterioro, desperfecto, desuso u obsolescencia de los mismos, sin que un producto tenga esta consideración por el solo hecho de ser un excedente de producción o de temporada.

Se consideran ventas en promoción o en oferta aquellas que se realicen por precio inferior o en condiciones más favorables que las habituales, con el fin de potenciar la venta de ciertos productos o el desarrollo de uno o varios comercios o establecimientos. El concepto de liquidación corresponde a los artículos con descuento a causa de cese total de negocio, cambio de orientación de la actividad, reformas del establecimiento, defunción, traspaso o fuerza mayor que impida el ejercicio normal de la actividad comercial. La duración máxima de la venta en liquidación será de un año.

Normas que deben cumplir las rebajas

1.- La calidad de los objetos adquiridos ha de ser la misma que durante su venta al precio normal en temporada.

2.- En la etiqueta debe figurar el precio antiguo y el nuevo rebajado o el porcentaje que se rebaja. Deben incluir el IVA y otros posibles impuestos.

3.- Los precios expuestos en los escaparates deben cumplir esta misma medida y deben ser bien visibles.

4.- Los artículos rebajados deben llevar su correspondiente etiqueta informativa, al igual que los comprados durante el resto del año.

5.- Los productos adquiridos durante las rebajas se pueden devolver, si el establecimiento acepta devoluciones de artículos como norma general el resto del año.

6.- En caso de que el artículo adquirido sea defectuoso (y no se trate de un saldo), el consumidor puede exigir su devolución, aunque ese establecimiento no acepte devoluciones en su política general de ventas.

7.- Tiene derecho a elegir la forma de pago; si el establecimiento acepta normalmente el pago con tarjeta, no puede negarlo en estas fechas.

8.- Preste atención a la existencia de artículos no rebajados, que deberán estar debidamente marcados y separados del resto para evitar equivocaciones.

Política de cambios o devoluciones

Ninguna ley obliga a devolver el dinero una vez efectuada una compra solamente porque, al llegar a casa, nos damos cuenta de que no “nos satisface”. Para que devuelvan el dinero o cambien un artículo, hace falta demostrar algo más que insatisfacción. Por ejemplo, que el producto no se ajusta a las características descritas; que no sirve para el uso al que ordinariamente se destina o, si se lo hemos indicado manifiestamente al vendedor, que no sea apto para el uso especial que pretendemos darle, y, naturalmente, si el producto es defectuoso o está estropeado.

Frente a esto, si bien los comerciantes no tienen la obligación de devolver ningún artículo a no ser que esté defectuoso, si durante el año un establecimiento anuncia que admite devoluciones, tendrá que aceptarlas también en época de rebajas. En los establecimientos que se anuncian frases del tipo "si no queda satisfecho le devolvemos su dinero" tienen la obligación de aceptar los cambios, puesto que así lo publicitan. En todo caso, el consumidor tendrá que acatar las condiciones que imponga ese establecimiento, como el periodo en el que se admiten, si se devolverá el dinero o se dará un vale por esa cantidad canjeable en productos de ese comercio…

La recomendación, que sirve tanto comprar en rebajas como fuera de ellas, es que se informen de la política de devoluciones que tiene ese establecimiento; que conserven el ticket de compra y el envoltorio original del producto.

Recomendaciones

Para comprar con cordura en rebajas, hay que realizar un presupuesto previo. Esto permitirá que se haga un gasto adecuado a lo disponible. También es recomendable hacer un uso comedido de las tarjetas de crédito. Y recuerde:

- Pida información previa de la política de devoluciones del establecimiento

- Planifique lo que se desea adquirir.

- Sepa con qué presupuesto se cuenta.

- Compare precios en distintos establecimientos. - Certifique la calidad de los artículos.

- Exija la admisión de las tarjetas de crédito anunciadas en el comercio, sin recargo alguno.

- Solicite siempre el justificante de la compra y el sello del documento de garantía.

- Pida las hojas de reclamaciones ante cualquier irregularidad que detecte.

Derechos y vías de reclamación en el establecimiento.

Es el primer paso que debe dar un consumidor que no esté satisfecho con su compra. Normalmente los establecimientos atienden las peticiones de los usuarios, siempre que no sean abusivas o desproporcionadas, para garantizar un buen servicio y ofrecer un trato especial a sus clientes.

Hojas de reclamaciones.

Todos los establecimientos están obligados a tenerlas.

Cómo rellenar una hoja de reclamaciones

La hoja de reclamaciones consta de tres impresos de diferente color autocalcables. Una vez rellenada se dejará una copia en el establecimiento y las otras dos se llevarán al Servicio Provincial de Consumo, donde sellarán su copia y se quedarán la destinada a la administración. En la hoja deberá constar de manera clara el nombre, DNI y domicilio del demandante y el nombre o razón social y domicilio del demandado.

-Los hechos y motivaciones que dan lugar a la queja o denuncia.

-La petición concreta que realiza. Devolución del dinero, indemnización…

-Pruebas como facturas, cartas, garantías, objetos adquiridos defectuosos….

-Lugar, fecha y Firma -Órgano de la administración al que va dirigido el escrito

Junta Arbitral de Consumo.

Se tramita a través de una asociación de consumidores, de oficinas de atención al consumidor (ya sean municipales o comarcales) o de la Junta Arbitral de Consumo. La solicitud se la remitirán a la empresa reclamada y si está adherida a este sistema tendrá la obligación de ir. Si no, puede negarse, se archivará el caso y quedará la vía judicial. La junta Arbitral dictará el laudo de obligado cumplimiento según los hechos presentados.

Vía Judicial

Es una vía siempre abierta al consumidor, aunque sería recomendable no tener que acudir a esta vía por su complejidad y sus posibles costes. Siempre es preferente llegar a un acuerdo mediante el diálogo o las vías anteriormente mencionadas.

Comentarios