El fin de las obras en las Cuatro Esquinas y los preparativos de San Lorenzo marcan julio en Huesca

La capital oscense afronta un mes de julio marcado por el fin de algunas obras, el comedor escolar del Pirineos-Pyrenees abierto para los niños y niñas que han solicitado este servicio en verano, una agenda cultural con exposiciones y música, y los campus de verano y las piscinas como la opción para los que tienen que trabajar y para los más pequeños. Un mes para calentar motores antes de San Lorenzo.

El tramo de obras del Coso Alto y de los Porches de Galicia, que forman las Cuatro Esquinas, está a punto de finalizarse, para que esté listo para San Lorenzo. El resto de obras se reanudarán a partir de septiembre.

Este año el mes de julio va a ser diferente para el Pirineos-Pyrenees. Normalmente el 1 de julio los profesores cogen vacaciones, y los centros escolares cierran. Pero la situación ha obligado a que el comedor escolar de este centro educativo esté abierto para dar este servicio a los niños y niñas que lo han pedido de todos los colegios de la capital oscense, tanto en julio como en agosto.

Las piscinas municipales, Ciudad Deportiva, Ruiseñores, y San Jorge serán uno de los puntos de escape para los oscenses que no se pueden marchar de vacaciones. Los campus de verano, por ejemplo de clubes deportivos, son una alternativa para las vacaciones escolares.

Exposiciones en centros como el CDAN, o los museos, son otra oferta para oscenses y visitantes, en un mes en el que se conocerá quien lanza el ochete o quien recibe la Parrilla de Oro, como calentamiento para las Fiestas de San Lorenzo en agosto.

La Comarca de la Hoya empieza a ver ya estos días como sus pueblos se llenan de veraneantes, y llegan las fiesas patronales a algunos puntos de la provincia. En el río Gállego los deportes de aventura también son protagonistas este mes.

Comentarios