Ante la desertización demográfica en Aragón reivindican los puestos de trabajo de SARGA

Los representantes de los trabajadores del Operativo de Prevención y Extinción de Incendios y Espacios Naturales Protegidos, han convocado huelga parcial y movilizaciones en todo Aragón, por los incumplimientos de la empresa SARGA. Desde la Candidatura Independiente se recuerda la importancia de todos los puestos de trabajo en los pueblos, teniendo en cuenta que 14 comarcas han sido declaradas desiertos demográficos en Aragón. Estos paros serán de 30 minutos para atender el servicio medioambiental, ha precisado Julio Suárez, miembro de este sindicato.

La pérdida de puestos de trabajo en los pueblos aragoneses queda reflejada en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que en 2006 tenía 126 personas y en la actualidad cuenta sólo con 63; algunos de los cuales están sólo 3 meses y en otro caso reducidos los meses de trabajo. Recortes que se unen a los del Operativo de Prevención y Extinción de Incendios y a los de otros Espacios Naturales Protegidos como los de Guara o el Posets Maladeta.

Desde este sindicato independiente, Suárez, ha precisado no se entiende como desde el Gobierno de Aragón se intenta promover un Pacto de Estado por la Demografía, con un “acuerdo económico-financiero que resuelva el tema del territorio, tener en cuenta no sólo la población de cada región sino también la fuerte dispersión del territorio” y un “gran acuerdo para hacer frente a las consecuencias de la despoblación en sus distintas vertientes”; y no se da la atención necesaria a estos casi mil puestos de trabajo en los pueblos.

Igualmente se insta al Gobierno de Aragón que tome medidas “para reducir de una vez por todas el desmesurado gasto en la estructura directiva de SARGA, que cada año supone a las arcas públicas aproximadamente 1,37 millones de euros.” Igualmente se indica que en “los últimos 10 años la estructura directiva de SARGA, que asumió la de SIRASA y SODEMASA, sólo con estas cifras reducidas tras el ERE, habrían supuesto para las arcas públicas 13,7 millones de euros. Mientras que muchas bases de estos trabajadores no cuentan con lavabos, luz, agua y en algunos casos ni siquiera existen lugares donde cambiarse. Esto se une a otras medidas de ahorro económico que “ siempre afectan a los de abajo y en raras ocasiones a los de arriba, como guardias a los veterinarios o despidos en los puestos bajos de oficinas.”

Comentarios