El montaje del Monegros Desert Festival ya ha arrancado

Monegros Desert Festival

A menos de dos semanas de que la cita de música electrónica celebre su vigésima edición, los primeros camiones que transportan material, desde distintos puntos del país, ya han llegado al desierto monegrino. Un equipo de hasta 200 personas va a trabajar en los próximos días para instalar los tres escenarios y las diferentes carpas, que albergarán el evento de música electrónica el próximo 19 de julio.

Aunque la parte más compleja empieza ahora, el montaje del festival comenzó ya hace dos semanas, con las labores de limpieza de la zona. En concreto, con la eliminación de las malas hierbas y rastrojos que han ido creciendo a lo largo del año, tanto en el área que albergará el recinto de las actuaciones, como en la que hará las veces de parking, en la que se ha utilizado maquinaria pesada. Asimismo, ya se ha llevado a cabo la delimitación de las zonas de aparcamiento y viales de comunicación entre el aparcamiento y los accesos al festival.

Asimismo, con el personal de Fraga -un equipo de seis personas que son los primeros en llegar a la zona y los últimos en dejar el recinto una vez desmontado- se han iniciado también las labores de adecuación de las zonas fijas del Monegros Desert, así como la limpieza del interior de las masías y la recepción de los primeros materiales, entre otras actuaciones.

De hecho, los primeros camiones, con los materiales que harán posible la celebración de la mayor rave del verano, han llegado al desierto monegrino, procedentes de distintos puntos de España. El material para la construcción de los escenarios, vallas perimetrales, grupos electrógenos, maquinaria de trabajo y los baños portátiles, ya están en la zona que albergará la cita musical, que puso en marcha la familia Arnau hace 20 años. También se encuentran allí ya elementos propios del área de restauración, como son los “duotanks”, que son depósitos con una capacidad de 1.000 litros para cerveza.

El Monegros Desert Festival, uno de los eventos musicales más multitudinarios del país, convertirá el desierto en una gran pista de baile durante 20 horas. Con el objetivo de conseguir el mejor resultado, la organización de la cita cuenta con los mejores montadores de festivales del país y un equipo de hasta 200 personas. Todos trabajarán para que, si acompaña la meteorología, todo esté listo para el 18 de julio, y así poder realizar sobre el escenario real las pruebas de sonido y de luz.

Esta semana se ha iniciado el montaje del escenario principal, trabajo que se ha acompañado también del levantamiento de las estructuras de la zona VIP. Las labores de montaje continuarán los próximos días, con el resto de los escenarios y de las carpas, que albergarán, además de actuaciones, zonas de comida, de bares o merchandising. A esto se sumarán también otros servicios, como los de guardarropa, información y de restauración, entre otros.

Comentarios