El inicio de la restauración de las pinturas de Rasal revela importantes sorpresas

El resultado de los primeros trabajos, llevados a cabo en la ermita de San Juan Bautista de Rasal, por parte de los alumnos de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Muebles de Aragón, será conocido, este viernes, por la consejera de Educación y Cultura, Dolores Serrat. Recientemente se firmaba un acuerdo de colaboración, entre la citada Escuela, la Asociación de Amigos del Románico y la Delegación de patrimonio de la Diócesis, por el que, en varias anualidades, los alumnos serían los encargados de llevar a cabo la recuperación de las pinturas, que descubrió Antonio García-Omedes. Los trabajos ya han comenzado y han llegado las primeras sorpresas, que podrían retrasar la datación de la época del románico a un gótico inicial.

Estos trabajos se iniciaron hace algunas semanas, con el desmontaje del retablo. Las pinturas, que datarían en principio del siglo XII, estaban ocultas bajo el ábside, cubiertas por una capa de encalado. El descubrimiento de un pequeño fragmento hacía prever la existencia de un conjunto de pintura mural original, de gran relevancia en la historia de la pintura románica aragonesa.

Según explica en su página web www.romanicoaragones.com, García-Omedes, la primera impresión al quitar el retablo es de que hay más pintura de la que se esperaba. Hay zonas perdidas o desdibujadas, pero el conjunto de lo visible, antes de comenzar las labores de restauración, apunta a un conjunto mural importante. Ha llamado la atención que no aparece un Pantocrator como se esperaba, sino que se ve con claridad la zona inferior de una Crucifixión, con un Cristo de tres clavos, con los pies cruzados. Además, se ven unas telas de color rojizo, cenefas decorativas y lo que parecen cinco dedos de notable tamaño.

La hechura de la mandorla es descuidada en su acabado y en la conexión de los tonos amarillos y rojos en su base. Aparece descentrada a la izquierda con relación al vano absidal. Bajo la mandorla, a los lados y a modo de pilares que la sustentasen, hay dos cenefas verticales con decoraciones de roleos en tonos oscuros.

La ausencia de Pantocrator, el hecho de que los pies de Cristo estén cruzados y algunos detalles de la decoración apuntarían, según García-Omedes hacia un momento gótico. Expertos aseguran que podría tratarse de una escena de “Paternitas”, en la que aparece de fondo Dios Padre sedente, Cristo en la Cruz en un plano bajo, delante de sus piernas, y también la imagen del Espíritu Santo. Esto podría llevar la época de la pintura, del siglo XII que se creía, al XIII o incluso el XIV, cuestiones que habrá que estudiar, incluso con las catas que se van a realizar.

La Consejera Dolores Serrat estará acompañada en la visita por el director de la Escuela, Ignacio Mustienes, el profesor, y los alumnos que han realizado esta primera intervención.

Comentarios