El abside de la ermita del Rasal atesora una singular Trinidad

Comienzan a descifrarse algunos de los misterios que ocultan las pinturas encontradas en la ermita de San Juan Bautista de Rasal. Bajo el encalado se ha descubierto una Trinidad presentada en forma de "Trono de Gracia" que dataría de la época gótica. A falta de que se analicen con detenimiento los rastros encontrados en el ábside, los alumnos de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales ya indican que se trata de un importante hallazgo para la pintura medieval aragonesa.

Hace tres semanas, cuando un equipo de 10 restauradores comenzaon las labores de recuperación del conjunto pictórico mural de la ermita de Rasal tenían una idea muy diferente de lo que iban a encontrar. Las primeras pesquisas y la aparición de una especie de león alado hacían intuir que sería un Pantocrator del S.XII lo que se ocultaría bajo las diferentes capas de pintura. La sorpresa llegó al descubir una singular imagen de la Trinidad que dataría de la época gótica. El gran valor histórico y pictórico que entrñarían estas pinturas más allá de su antigüedad, residiría en su buen estado de conservación. Se ha confirmado que la ermita de Rasal es un monumento que a penas ha sido alterado por lo que el estudio y tratamiento que continuará a partir de ahora en la Escuela de Restauración será inédito y revelador sobre la pintura medieval. Otro de los importantes hallazgos que han sorprendido a los restauradores han sido las cinco lipsanotecas que se encontraban ocultas tras el altar. Se trata de una especie de cajas de madera que suelen depositarse en el momento de la consagración. El hecho de que se hayan guardado todas juntas apunta a la importancia que tuvo este lugar sagrado y por eso se guardan en el Museo Diocesno de Huesca para completar su estudio.

Este proyecto esta financiado por el departamento de Educación del Gobierno de Aragón con la colaboración de la Asociación de Amigos del Románico.

GALERIA DE FOTOS

Comentarios