Nueva Gestión Fútbol Base SD Huesca

Antonio Suelves Laiglesia

Me dirijo a vosotros para informaros y ver si podíais haceros eco de lo que está sucediendo en los últimos días en torno a los chavales que forman parte de las categorías inferiores de la SD Huesca.

En diferentes medios de comunicación han aparecido noticias sobre la presentación de las categorías base de la SD Huesca. En ellos aparecían los sr Ojeda, Helguera, García y Martínez, cada uno con su correspondiente cargo y función encomendadas, explicando los pormenores de la próxima temporada. A todos ellos se les llenaba la boca con expresiones como formación, sociabilización, compañerismo, hacer grupo, educar a los niños desde el deporte, diversión, aunque sin olvidar de que al final se trata de un deporte en el que el objetivo último es ganar (algo con lo que evidentemente todos estamos de acuerdo).

Mientras tanto, desde el club se redactaban entre 25 y 30 cartas (firmadas por el coordinador del fútbol base, Enrique García) dirigidas a algunos niños, en las que en dos párrafos de tres líneas, exactamente 46 palabras, se les agradecía la implicación y comportamiento tenidos y se les informaba de que no se iba a seguir contando con sus servicios para la próxima temporada. Carta que por otra parte algún niño ha recibido con posterioridad a la publicación en la web del club de las listas definitivas de jugadores seleccionados.

Sinceramente me parece vergonzoso, estamos hablando de niños de entre 10 y 16 años que han recibido una carta del club de sus amores en la que se les dice que se prescinde de sus servicios. Ni una llamada, ni una explicación, NADA. Niños que en la mayor parte de los casos superaron hace unos años una prueba de selección y a los que esta temporada que terminó en junio se les dijo que se contaba con ellos. Niños que han hecho un grupo de amigos entre sus compañeros de equipo, muchos de ellos eran amigos del colegio y fueron juntos a jugar al Huesca, con la promesa de que esos equipos se mantendrían al menos hasta la categoría de infantil (pero claro eran tiempos de la Fundación), pues la intención primera del club era la formación y bla, bla, bla.

Como padre de uno de esos niños, me he puesto en contacto con el club tratando de obtener una explicación (yo he sido de los que me he enterado por la web) y me he encontrado con que de los cuatro señores que aparecían en la foto, uno no estaba encargado del asunto, otro ni estaba ni se le esperaba, otro simplemente había firmado la carta sin estar muy de acuerdo con lo que se estaba haciendo (culpa al entrenador) y el último más de lo mismo. Puesto en contacto con el entrenador, me dice que ha sido en contra de su parecer, y que la decisión viene impuesta desde el club porque hay que tratar de elevar el nivel de todos los equipos para conseguir que el club sea una referencia en todas las categorías.

Conclusión, nadie sabe nada, nadie tiene la culpa de lo que ha pasado, todos echan balones fuera culpando a los demás, supongo que esperando que la cosa no trascienda y quede en una pataleta de padres que creían tener en casa al próximo Messi ( os aseguro que en mi caso tengo claro que eso no era así).

Sinceramente creo que no son maneras, me parece vergonzoso la forma en que se ha tratado a esos pobres críos por mucho que según ellos sea el procedimiento habitual en otros clubes (a los que nos queremos parecer según nos conviene), me parece de ser muy cobarde no ser capaz de enfrentarte con un chaval de 11 años y decirle lo que tengas que decirle a la cara traspasando el marrón a los padres.

Por suerte estos chavales seguirán queriendo al club bastante más que alguno de esos a los que se les llena la boca de palabrería sobre el sentimiento azulgrana (sobrevenido en algunos casos y generosamente retribuido la mayor parte de las veces) porque por suerte, no tienen la maldad que se pone con los años.

La Fundación, como gestora del futbol base, tuvo sus cosas buenas y sus cosas malas pero al menos tenía clara una idea y era que lo importante de todo este tinglado eran los críos.

Del club que decir, han profesionalizado la gestión empezando por tratar a los chavales como mercancía, supongo que con la esperanza de obtener algún beneficio económico en el futuro. Lo cual no es de extrañar en alguno de ellos pero si en otros que se vanaglorian de llevar toda la vida rodeados de chavales y que han demostrado a la primera oportunidad que este traje les venía grande. Cómo no se van a entender las quejas de jugadores que han pasado por el club y que han salido echando pestes de los rectores (en su caso era el burofax el medio utilizado en lugar del correo ordinario usado para los niños).

Sobre todo que no se nos olvide que se trata de niños y que no merecen el trato recibido.

Un saludo y gracias por la atención dedicada.

Comentarios