Promoción de la marca "Monzón Templario" y la judería para despertar el interés del turismo hebreo

Una periodista especializada en turismo de calidad y miembro de “Lameteyal”, importante portal web de viajes y prensa dirigido al público hebreo, visitaba recientemente el Ato Aragón durante cinco días. Las paradas del itinerario fueron Jaca, Aínsa, Barbastro y Monzón.

De Monzón le interesaban dos aspectos: en primer lugar, el castillo templario, y en segundo, primordial para los hebreos, el pasado tan importante que tuvo la judería de Monzón, en la que vivían cerca de 600 familias y era una de las mayores comunidades judías de la Corona de Aragón.

Jesús Guerrero, concejal de Comercio, Hostelería y Turismo, escoltado por cerca de 20 templarios que dieron color al castillo, acompañó a la periodista, la cual manifestó su sorpresa por el recibimiento y admiró y valoró la majestuosidad de la fortaleza y cómo se conservaba la trama de la antigua judería de la ciudad, con su amalgama de calles.

Guerrero destacó el pasado templario de Monzón y la importancia de la judería durante siglos. Y recordó que Monzón tuvo sinagoga y un oratorio, además de la Plaza de la Aljama Judía y un importante mercado judío, o que desde la calle de la Fuente, por un portalón en la muralla, se podía acceder al “fossalet” en la parte baja de la ladera sur del castillo, en el que la cofradía de los Kavarim se encargaba de enterrar a los muertos.

La periodista conoció las calles principales de la judería (Arriba, Sisallo, Huertos, La Fuente, Mercado) y las secundarias. “Otro aspecto importante a tener en cuenta es que debajo del aspecto que tienen hoy las casas de dichas calles están los edificios originales que permanecen fósiles”, informó el edil.

También fue obsequiada con presentes relacionados con la estancia de los judíos en Monzón, como libros que detallan la forma de vida y costumbres, uno de Andrés Lascorz y otro de Miguel Ángel Motis Dolader.

La periodista salió encantada de la fortaleza templaria y de la visita a la judería, y valoró la apuesta del Ayuntamiento por poner en valor la historia y promocionar diferentes formas de turismo, con el objetivo de dinamizar la economía interna de la ciudad, especialmente la del comercio y la hostelería.

Guerrero le agradeció la visita a la antigua Corona de Aragón, especialmente a la parte de la provincia de Huesca y su estancia en Monzón, y le animó a difundir “con energía” el legado histórico de Monzón y Aragón, y a reconducir hacia la zona oriental de la provincia al turismo de calidad hebreo.

Comentarios