Las asignaturas pendientes en materia de infraestructuras y comunicaciones en el Alto Aragón

Con la apertura de un nuevo tramo de la A-23 entre Sabiñánigo y Jaca este lunes se cierra un pequeño capítulo de la amplia carpeta de proyectos que el ministerio de fomento tiene abierta con la provincia oscense. Además de la reducción en los Presupuestos de 2013 y pendientes de los de 2015, históricamente, el Alto Aragón se ha sentido relegado a un segundo plano en cuanto a la inversión en infraestructuras y comunicaciones en este territorio.

En ese sentido, las críticas y las peticiones de los líderes de los partidos de la oposición en el altoaragon convergen en la misma dirección. Aunque con matices, tanto PSOE, IU, CHA y PAR coinciden en que la mala gestión del aeropuerto oscense, el compromiso de la apertura del Canfranc en 2020, la N260 o el paso transfronterizo por el Somport son las principales cuestiones que el Gobierno de España todavía tiene pendientes con este territorio.

Los socialistas consideran que “de nada sirven los compromisos económicos si luego no se ejecutan las obras” refiriéndose a los “29 millones de euros que el ejecutivo nacional anunció en 2013 para invertir en infraestructuras en la provincia oscense”. En lo referente al cierre del Somport desde el PSOE denuncian la “dejadez en cuanto a la comunicación política que existe entre el gobierno español, aragonés y francés”. La nacional 260 se configura como una de las cuestiones prioritarias para esta formación política.

Mas allá del escollo que ha supuesto la crisis, desde chunta, coinciden en que es cuestión de prioridades y denuncian la falta de voluntad y compromiso de la ministra por invertir en las infraestructuras de la provincia oscense. Recuerdan que Pastor no ha cumplido con la promesa que realizó al inicio de su mandato de “finalizar con los tramos de obras de la A-23 y la A-21 que estaban iniciados”. Se refieren igualmente a la falta de actuación en la N260 en el tramo sobrarbense y de la ribagorza.

Sin perder de vista su “preocupación” por la reapertura del Canfranc, desde Izquierda Unida consideran “imprescindible que se consoliden los escasos servicios ferroviarios que todavía quedan en la zona oriental de la provincia frente a la espada de Damocles de que en 2015 pudieran ser recortados”. Se refieren además a la necesidad de las circunvalaciones que rodean Huesca, a su desacuerdo con el desdoblamiento de la N2 y a su “incredulidad por que el aeropuerto oscense siga abierto teniendo en cuenta las perdidas económicas que registra mes a mes”.

Completar la autovía Pamplona-Huesca-Lérida sobretodo la variante sur de Huesca y el tramo Huesca-Siétamo para culminar ese eje viario. Esta es una de las cuestiones que los aragonesistas consideran necesarias para el territorio altoaragonés. Paralelamente, las obras de acondicionamiento y desdoblamiento de la N2, las conexiones pendientes entre Huesca-Ejea-Tudela y la mejora de frecuencias horarias de los servicios de cercanías de RENFE son las asignaturas que el PAR considera que el ministerio de fomento tiene pendientes.

En un principio estaba previsto que la ministra de fomento, Ana Pastor, inaugurara este tramo de 2,6 kilómetros de la A-23 en el trayecto Sabiñánigo Sur y Sabiñánigo Este donde se han construido dos rotondas. Por "motivos familiares graves" el viernes se anunciaba que finalmente no podría asistir a cortar la cinta. Estas obras se reanudaron hace un año después de que este tramo estuviera paralizado durante varios meses por los recortes del ministerio en los Presupuestos de 2013.

Comentarios