La segunda semana del Campus MBA deja un gran sabor de boca a técnicos y jugadores

El pasado sábado, se bajaba el telón del segundo turno del Campus MBA con sentimientos encontrados. Mientras los músculos -y también la cabeza- pedían tregua emocionalmente, para muchos resultaba frustrante que todo se acabara ahí. El turno se desarrollaba en el Pabellón Los Olímpicos de Monzón, durante siete horas diarias, con un gran ambiente de trabajo y compañerismo.

La semana se pasó como un rayo. El programa variado tomó cada vez más cuerpo con el paso de los días. La rutina diaria de tareas físicas y técnicas, olvidándose de alguna que otra agujeta, pudo fructificar en las últimas sesiones con mejoras constatables y con la racionalización de ciertos cambios a hacer en las habilidades de cada cual. La aplicación al juego de los detalles técnicos también fue tomando temperatura con los días, y los 4 c 4 del jueves hasta el sábado ya eran otra cosa. Los entrenadores Jordi Bargalló, Nacho Gella, Carlos Gracia, Dani Peruga, Ana Uguet y Guim Expósito acababan encantados con la actitud, predisposición y constancia de todos los jugadores:

Carlos Mallén (COSEHISA Monzón), Lorien Tosat (Juventud Osca), Rodrigo Alvira (Alderson University), Carlos Nasarre (Ivybridge Plymouth), Borja Agut (Peñas Huesca), Alex Vigil (Peñas Huesca), Pablo Domper (COSEHISA Monzón), Jofre Canal (Manresa cadete), Raul Salazar(COSEHISA Monzón), Adriá Hernández (Manresa junior), David Araguas (COSEHISA Monzón), Luis Duluc (COSEHISA Monzón) y Dani Arcau (Great Falls University) trabajaban a conciencia, ganándose a pulso sus progresos y poniendo muy fácil a los entrenadores la aportación que podían hacerle a cada cual. También compartían algunas tareas del Campus la cadete Lucía Gella, el LEB plata Javi Nasarre y el entrenador Nacho Domínguez.

Paralelamente al plan general del Campus, el segundo turno también atendía las peticiones de tecnificación personal de Lorien Tosat, Rodrigo Alvira y Adriá Hernández (porque Dani Arcau tuvo que parar por unos problemas en los sóleos). Carlos Gracia les atendió en la parcela física y Nacho Gella, todas las tardes, les propuso dos horas de actividad sin tregua.

Jorge Serna trabajó con todos durante dos horas en la mañana del viernes con un punto de atención en el manejo del balón (trabajo con globos, la importancia de conseguir la máxima aceleración en las arrancadas o la desaceleración en las paradas…), así como en la toma de decisiones, con unos ejercicios que requerían una pronta ocupación de espacios y rapidez en búsqueda de las ventajas por los atacantes y su solución por los defensas. Fue una sesión tan rica conceptualmente como exigente en lo físico.

Las charlas de José Manuel Fernández, Nacho Gella, Jordi Bargalló y Carlos Nasarre, explicando desde todos los ángulos su experiencia en Plymouth, complementaron un programa que, según sus únicos protagonistas -los jugadores- ha sido útil y muy satisfactorio.

Comentarios