Cuatro usuarios ya viven en los nuevos pisos tutelados que Atades tiene Huesca

Atades Huesca sigue conquistando metas con nuevos proyectos. El de pisos tutelados en el centro de la capital oscense ya está en marcha con cuatro usuarios. La experiencia puede ampliarse a 11 plazas y se suma a las 52 personas que residen en viviendas tuteladas en Monzón y en el centro Manuel Artero, a las afueras de Huesca. Fraga también dispondrá de otras 15 plazas en un futuro próximo.

La filosofía de estos pisos es la de avanzar en la autonomía de los usuarios con diferentes grados de discapacidad apoyándolos según sus necesidades. En Huesca las cuatro personas que viven de forma independiente lo están haciendo sin apoyo nocturno, pagan un alquiler que se complementa con una aportación de Atades. En un futuro esperan conseguir la concertación con el Gobienro de Aragón de éstas plazas, al igual que ocurre en el Centro Manuel Artero.

Avanzar en la autonomía de las personas con discapacidad intelectual es la gran apuesta de Atades Huesca. A sus centros especiales de empleo, se suman los pisos tutelados. En el centro Manuel Artero hay 40 usuarios y en Monzón 12. En los tres pisos de la capital oscense que se acaban de poner en marcha podrán vivir hasta 11 usuarios. Se da así un paso más en la integración porque, como ya pasa en los pisos tutelados de Monzón, se ubican en el centro de la ciudad, en la calle Canellas. La ampliación de este proyecto también tendrá presencia en Fraga, donde crearán unas 15 plazas tras la rehabilitación de las antiguas viviendas de los peones camineros.

Otro de los proyectos en marcha es el de una tienda de productos ecológicos que dará trabajo a personas con discapacidad y que espera abrir sus puertas este mes de septiembre.

Comentarios